¡A Vos, Poirier!


"A Vos, Dios" es la traducción del latín de la palabra Tedeum.
Pero es a vos, José María Poirer, a quien dedico estas líneas como respuesta a tu artículo publicado hoy en el diario La Nación, en el que sugerís pensar en alternativas a esta celebración protocolar del Día de la Patria. No es extraño que sea La Nación el que publique esta clase de reflexión posmodernista.
En primer lugar, debo reconocer el valor de un par de cosas allí apuntadas. Primero, que la idea de repensar suele redundar en una revalorización de las celebraciones; estoy de acuerdo con esto en todos los casos. Luego, porque aquella ceremonia que se constituyó en la celebración protocolar del 25 de mayo no se creó para que el obispo de turno rete al jefe de gobierno recientemente investido;
al contrario, se trató de una acción de gracias en la que la Iglesia, tan identificada con el poder en ese tiempo, bendijo a una junta que se levantaba contra el poder de España y, en última instancia, del mismísimo Papa.
Pero me duele que esa reflexión peregrina, ya que no sugiere ninguna propuesta superadora, omite destacar el valor de la tradición. Porque, como dijo Nicolás Avellaneda, “los pueblos que olvidan sus tradiciones, pierden la conciencia de sus destinos, y los que se apoyan sobre sus tumbas gloriosas, son los que mejor preparan el porvenir”.
Para una nación occidental es tan natural que los festejos se eleven como acción de gracias a Dios como el hecho de que eso se haga en un templo cristiano, en nuestro caso católico.
Durante estos últimos años ya tuvimos una dosis muy elevada de esoterismo como para no reconocer sus consecuencias y retomar el camino de la tradición y el respeto por nuestros mayores.
Me lastima el hecho de que la nota lleve al pie, en forma respaldatoria de tales reflexiones, el cargo que ocupa el autor, como director de la Revista Criterio, que hubo de ser un faro de la intelectualidad católica en el pasado.
Me animo a rescatar la invitación de José María Poirer para que ratifiquemos el rumbo de que hizo de la Argentina una nación próspera y fraterna.
Jesucristo, Señor de la historia, te necesitamos.+

Foto: infobae.com

No hay comentarios:

Una nueva etapa profesional

Luego de seis años de trabajo en Nidera (una de las experiencias más extensas en mi trayectoria), he conseguido que Cofco me contrate com...