La inseguridad llega al cine


El cine tiene la maravillosa capacidad de impactar en la población con sus tramas, sus finales, sus climas y su temática, entre otras maneras.
Tal vez lo que consiga Mariano Cohn, con 4x4, en pleno año electoral sea instalar en la opinión pública el debate acerca de la justicia por mano propia y de la incapacidad de Estado para cumplir con sus funciones fundamentales; en este caso, la seguridad.
No es un dato menor el hecho de que haya dedicado su filmación a la memoria de su hermano, que fuera también su colaborador, y que habría muerto como consecuencia de la negligencia de la Guardia del Hospital de San Isidro.
Es una pena que el cine se ocupe de lo que no haya podido la política.
Se trata de una película muy intensa, pero magníficamente lograda. Por ejemplo, sucede en gran medida en el interior de una camioneta, sin que la audiencia pueda relajarse ni un segundo. Las actuaciones tanto del protagonista, Peter Lanzani, como de Dady Brieva y Luis Brandoni, son excelentes.
Es meritorio que la acción se presente en muy pocos escenarios sin caer en la repetición de planos y con una trama tan rica que permita presentar numerosos argumentos para poner a la balanza, sin que el director tenga la más mínima intervención en el juicio del espectador. Tal vez por momentos sea exagerado el sadismo, pero no hay otro elemento a mi parecer que sea disonante.
Celebro que el cine argentino esté en capacidad de presentar este trabajo, que vale la pena ir a ver.+

No hay comentarios:

Una nueva etapa profesional

Luego de seis años de trabajo en Nidera (una de las experiencias más extensas en mi trayectoria), he conseguido que Cofco me contrate com...