No se ven más

Playa El Emir, Puntal del Este
No cuándo fue exactamente. Hago memoria y me parece como si fuera al año pasado en que todavía se veían muchos diarios en la playa. Quizás no tantos como sombrillas, como hasta hace poco, pero se imponían a la vista.
Era normal llegar a la playa y pasearse entre ejemplares de El País o La Nación, con sus formatos sábanas enhiestos como estandartes.
Lo que juraría es que el kiosko que estaba al lado de la escalera de ingreso el año pasado todavía estaba. En lo que va de la temporada solo una vez pude ver a un canillita recorriendo la playa con unos pocos diarios bajo el brazo izquierdo y blandiendo una revista Noticias con la mano derecha, sin que nadie se atreviera a detenerlo; como si fuera Lomu encarando al ingoal.
Observé asimismo que el dispositivo móvil no reemplaza al diario en la playa. Es cierto que se ven numerosos celulares entre las sillas plegables pero aseguraría que eso tiene que ver con sus muchas otras funciones, que incluyen por cierto a la informativa. También ví algún Kindle, excepcionalmente. Pero el sustituto al diario es definitivamente el libro en papel.
Ergo, uno podría concluir que el problema de los diarios no es con el formato papel. Tal vez el problema sea la oferta informativa, que ha alcanzado un estilo tan trabajado que a veces se parece a la ficción. Si es así, para leer ficción, ¡...vamos por las novelas!

No hay comentarios: