La trama detrás del debate

Un muy interesante editorial de La Nación devela la trama y

Los intereses económicos detrás del aborto
Son numerosas las organizaciones internacionales que promueven y financian las políticas en favor de la interrupción del embarazo.

10 de julio de 2018
La historia de la legislación en materia de aborto pone en evidencia el activo y determinante rol de varias e importantes organizaciones internacionales en pro de su legalización. Por eso, no llama la atención que las consignas que la apoyan sean similares, aquí o en cualquier parte del mundo, y, en general, con origen en países desarrollados.
Un estudio de Mary Ziegler, profesora de la Universidad de Florida, Estados Unidos, destaca cómo el trascendente fallo "Roe vs. Wade", que despenalizó el aborto en ese país en 1973, sentó precedente y sirvió para cambiar el eje de argumentación, aun cuando se confirmó luego que la violación esgrimida por la actora para plantear el caso era mendaz. Destaca esta investigación que, con posterioridad a la Conferencia de Población y Desarrollo de Bucarest, de 1974, en la que fracasó el argumento del control demográfico, se produjo un cambio de discurso a favor del aborto reivindicándolo a partir de entonces como un derecho.
Esa fue la línea que adoptaron desde entonces las organizaciones que abogaban por la liberalización del aborto, entre ellas la Asociación para la Esterilización Voluntaria, originalmente llamada Asociación de Mejoramiento Humano para Esterilización Voluntaria, que debió modificar su nombre por la oposición que enfrentaban sus promotores entre la población de color en los Estados Unidos. También se cuentan entre ellas la organización National Organization for Women (NOW), Naral Pro-Choice y la conocida International Planned Parenthood Federation (IPPF).
Varios organismos multilaterales de crédito han sostenido, en mayor o menor grado, políticas de control de la natalidad para países de menor desarrollo, pero elevado crecimiento demográfico. Diversas fundaciones transnacionales además de IPPF, como la Open Society de George Soros, la Fundación Ford, la Fundación Rockefeller, la Fundación Gates, junto con organismos como la ONU, el Fondo de Población de las Naciones Unidas y la Organización Mundial de la Salud, entre otras, además de muchos gobiernos, contribuyeron a financiar estas políticas.
La distancia que separa el control de la natalidad de la legalización del aborto es corta. Está sobradamente demostrado que las campañas anticonceptivas terminan indefectiblemente siendo proabortivas. Fundada en 1921 inicialmente como Liga Americana de Control de la Natalidad (American Birth Control League) por la activista Margaret Sanger, IPPF es hoy la principal organización que pugna por la legalización del aborto en todo el mundo. Ziegler señaló a esta institución como una de las que lideraron el cambio de retórica que mencionábamos, pretendiendo instalar el aborto como derecho.
Según surge de sus últimos balances a 2017, publicados en su página oficial ( www.ippfwhr.org), IPPF se financia con 84 millones de dólares provenientes de gobiernos de distintos países, sobre todo de Estados Unidos, el Reino Unido, Suecia, Noruega, Dinamarca, Holanda y Australia, y 19 millones provenientes de fundaciones como las mencionadas.
La presencia de esta red en organizaciones argentinas se constata a través de los millonarios fondos aportados por IPPF en los últimos años. Algunas de las destinatarias son la Fundación para la Salud del Adolescente, para la Salud Integral con Perspectiva de Género y Derechos Asociación Civil (FUSA), Católicas por el Derecho a Decidir Argentina, Centro de Estudios de Estado y Sociedad, Asociación Civil Amnistía Internacional Argentina y Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), entre otras. Muchos referentes de estas organizaciones expusieron en las reuniones informativas que tuvieron lugar durante mayo último en el Congreso de la Nación.
Con sedes estratégicamente ubicadas en inmediaciones de universidades americanas, Planned Parenthood se define como una organización preocupada por la salud que brinda asesoramiento a jóvenes. En 2015, debió responder ante denuncias por ventas de órganos y tejidos fetales de niños abortados en avanzado estado de gestación para investigación. Planned Parenthood lo negó. Hace un par de semanas, 56 miembros del Congreso americano también pidieron que se la investigara en relación con encubrimientos de violaciones y abuso sexual. Últimamente algunos estados norteamericanos le retiraron la cobertura por seguros de salud, el gobierno de Estados Unidos le anuló los millonarios subsidios y hoy IPPF alerta sobre la falta de financiamiento de sus programas globales proaborto.
Es de esperar que, entre otras enmiendas, nuestros senadores reparen la omisión en que incurrieron los 129 diputados que le dieron sanción a un proyecto que no incluye la prohibición del uso de embriones, tejidos y órganos de niños abortados, evitando el extremo posible y repudiable de lucrar con los fetos.
Durante mucho tiempo, se sindicó al Consejo Nacional Asesor en Políticas Monetarias y Financieras (National Advisory Council on International Monetary and Financial Policies) como uno de los organismos que apoyan programas que promueven el aborto, algo que ha comenzado a quedar atrás con la actual administración americana, que no da lugar a ningún tipo de promoción posible sobre el tema aborto y que está retomando una senda que prohíbe a las ONG que reciben fondos federales promover o realizar abortos en otros países.
Si bien la mayoría de los organismos internacionales de crédito han omitido incorporar explícitamente entre sus condicionamientos la legalización del aborto, en algunos de sus documentos la han insinuado o apoyado. Así, por ejemplo, un documento del Banco Mundial de 2010, "Los límites de la ley. La salud reproductiva en la Argentina", en el que se recomienda la legalización del aborto. Natalia Gherardi, una de sus editoras, expuso en las reuniones informativas en nuestro Congreso en su calidad de directora del proyecto ELA, Equipo Latinoamericano de Justicia y Género, financiado por las Naciones Unidas. Hoy, debemos también reconocer que más recientemente el Banco Mundial contribuye con programas de prevención de embarazos adolescentes sin abortos, que han demostrado ser exitosos.
En diciembre de 2017, el Banco Mundial otorgó un préstamo al Ministerio de Salud de la Nación orientado al acceso universal a la salud. No hace referencia al aborto ni a los derechos reproductivos; sin embargo, la Fundación Bill y Melinda Gates estará a cargo de proveer y financiar asistencia técnica como parte del proyecto. Esta fundación del creador de Microsoft fomenta los mandatos contraceptivos en países subdesarrollados, y es una de las financistas de Planned Parenthood.
Cuando el debate sobre una cuestión tan delicada e importante como la que involucra la vida de inocentes se plantea en nuestra sociedad, nos preguntamos si no debemos encender las alarmas ante quienes pretenden imponernos ideologías que nos son ajenas y que condicionan nuestro futuro mucho más que cualquier préstamo internacional.
Muchos se rebelan ante cualquier obligación que comprometa millonarios pagos a futuro, pero pueden al mismo tiempo permanecer impertérritos ante la dolorosa realidad de miles de vidas de argentinos que se verán cercenadas antes de nacer.

No hay comentarios:

Una nueva etapa profesional

Luego de seis años de trabajo en Nidera (una de las experiencias más extensas en mi trayectoria), he conseguido que Cofco me contrate com...