Ir al contenido principal

XXX

El descanso del guerrero
Hoy cumplo 30 años de servicio público.
El 15 de junio de 1987 ingresé en la redacción del diario La Nación junto con Valeria Sessa y Delia Alicia Piña; si bien no era mi primer experiencia laboral, fue la primera formal.
Desde entonces fui periodista y ahora bloguero; hice política agonal y arquitectónica; trabajé como relacionista en ámbitos públicos y privados, y fundé y dirigí organizaciones no gubernamentales.
Siempre procuré reunir toda la información posible para facilitar el proceso decisorio mediante la disminución de opciones a tomar e intenté tener una mirada largoplacista, estratégica y sustentable.
Nunca me consideré muy inteligente, por lo que dediqué un par de horas de más que mis pares para realizar actividades que aumenten mi formación por la vía de la experiencia y que me ayuden a con la elaborar una buena agenda temática y de contactos.
Confié en el Señor para que sea él quien conduzca mis destinos y me lleve a la tierra prometida de verdes praderas y frescas aguadas.
Procuré ser servicial.
Si la política se trata de construir consensos mayoritarios para el bien común, eso fue justamente lo que hice a lo largo de todos estos años de servicio público.
Haciendo click aquí pueden pasear por algunas de las imágenes de este tiempo transcurrido, que pude recuperar en los últimos días.
Agradezco a Dios por el trabajo que me dio y le pido que me siga proveyendo, a mis jefes y maestros en este oficio, a mis queridos colegas y a mi familia, que es el objeto de mis mayores afanes.+

Comentarios