Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2017

El portavoz de la revolución

El próximo 17 de marzo se celebrará el centenario de Izvestia (en castellano, informar), el periódico que fundara Lenin en San Petesburgo mientras el Zar abandonaba la capital rusa y pocos días después abdicaba. El primer día editó cien mil ejemplares, pero llegó a vender ocho millones; actualmente es propiedad de un empresario cercano a Vladimir Putin, Yuri Kovalchuk, tira 70.000 y se teme por su continuidad. Mientras Izvestia informaba de la gestión del gobierno soviético, Pravda actuaba como portavoz partidario.
Con este aniversario empezamos a palpitar unas efemérides revolucionarias que cambiaron al siglo XX.+

Demasiado

Es el viceministro de Economía, Sebastián Galiani, quien habla. No sé si lo que dice está bien o está mal. Lo que me llama la atención es su atuendo: pantalón oscuro, saco azul, camisa blanca, moño, gemelos y botón prendido (a punto de estallar y de cobrarse algún ojo).
Creo que cada uno debe tener su look y llevarlo con libertad. El límite es que lo accidental (en este caso, el vestido) distraiga la atención del mensaje o,  peor aún, que constituya un mensaje en sí mismo.+

La prensa en la encrucijada

Acabo de terminar de leer Cinco Esquinas, la última novela de Mario Vargas Llosa, publicada el año pasado. Con este gran escritor peruano siempre me pasa lo mismo: lo prejuzgo por sus artículos periodísticos, que me suelen defraudar, y me olvido del encanto con el que me atrapan sus novelas.
En este caso, lo que me llamó la atención fue la simultaneidad de su publicación con Número Cero, Umberto Eco, cuya decepcionante lectura el año pasado no mereció ni siquiera un comentario específico para este sitio. Ambos libros tratan de lo mismo: la prensa extorsionadora y chantajista.
El del académico italiano narra la historia de un proyecto de diario que nunca llega a editarse pero que se financia por lo que nunca llega a publicar; es un eterno número cero, como se titula la obra. El latinoamericano, en cambio, es algo más benévolo con la prensa; como buen liberal, distingue entre periodistas más o menos éticos. De alguna manera, revela la importancia del rol de la prensa en una república.