Ir al contenido principal

Negocios a Diario

Los diarios están en jaque, tanto en su versión papel como en la digital.
Ciertamente, tienen un gran desafío en el terreno electrónico. Sin embargo, en la actualidad no ofrecen una información valiosa en sí misma.
En las últimas décadas, con el despegue de la era de la información, los medios de comunicación se convirtieron en actores. En un sujeto de poder. Su contenido cobró importancia por ser expresado por el medio antes que por su contenido informativo.
Pero la profusión de medios atomizó las audiencias y el cambio en la ecuación de negocios de las empresas periodísticas, al no aumentar la torta publicitaria, disminuyó la porción correspondiente a cada medio condujeron a una situación crítica para las empresas de contenidos.
Se suele afirmar que lo que ha aparecido es un nuevo medio y que el tradicional diario de papel no desaparecerá, pero disminuirá y, principalmente, cederá el protagonismo a la vedette digital.

Una empresa informativa debe tener clara su audiencia. Un hombre de negocios tiene su modo natural de informarse de lo que necesita para vivir su vida, pero acude a un diario o sitio de negocios para satisfacer su déficit informativo
Pero las redacciones aún se esmeran por develar lo que el poder, en este caso económico, quiere ocultar, cuando lo único que su lector desea es proveerse de un insumo estratégico para la toma de decisiones: la información.
Esa maldita sentencia que se le atribuye a George Orwell ha resultado catastrófica para el insumo informativo y desarrolló una vocación heroica en el periodismo al punto de descuidar su más básico servicio.
Entiendo que un hombre de negocios y todo el entorno profesional que apoya su gestión tiene poco tiempo para hacer otra cosa que no sea su función principal. Puede fascinarse con moderno estilo periodístico de contar historias, pero sabe que al final del día deberá resolver los desafíos propios de su trabajo. No le importa qué medio sacó primero una primicia informativa, aunque el dato tal vez le divierta; lo que necesita y está dispuesto a recompensar es información fundamental para su actividad.
Un emprendedor o un profesional que trabaja para una empresa, desde dentro o desde fuera, deberían comprar un diario o navegar en un sitio en procura de un proveedor. Leer un diario de negocios no es ni debe parecerse a un entretenimiento.
Un proveedor informativo debe trabajar por su cliente. Evitar que pierda tiempo y se disperse innecesariamente para que pueda ponderar con precisión lo que se le está ofreciendo.
A mi juicio, la verdadera competencia de los diarios es twiter. Por eso es que creo que un diario de negocios en papel debe ser:
. Sintético para su rápida lectura. Debe colaborar en la filtración informativa.
. Exhaustivo, de modo de evitar al lector la necesidad de la continuidad informativa.
. Una ayuda para la contextualización.
. Transparente. Contener todas las voces, especialmente las que desean expresarse. Ocultar lo que el poder desea hacer conocer es desinformar. El medio debe tener una posición clara, pero honesta.
. Inteligente a la hora de ponderar la información.
. Prestigioso, de modo tal que no dependa del prestigio de sus periodistas.
. Relevante. Debe contener la opinión especializada fundamentalmente de grandes académicos o protagonistas evidentes. Sería bueno que en los medios sólo salgan aquellos que los honran, y no al revés.
. Globalizado, mediante acuerdos con otras empresas que sirvan de corresponsales.
. Gráfico, de modo de ilustrar mejor una explicación. Una foto, una caricatura, una viñeta o una infografía sólo deben contribuir a informar.

Las secciones de un diario de negocios deberían reunir las siguientes áreas informativas:

Negocios. Refleja los grandes acontecimientos en materia comercial. Compras, adquisiciones, fusiones, préstamos, obras, descubrimientos, remates, ferias. En esta sección se puede aportar todo el arte posible para hacer atractivo el relato. Los medios muchas veces identifican los eventos que sus organizadores desean difundir y pretenden cobrar a cambio de su publicación. En rigor, eso no debería ser negociable porque es el objeto del medio; el medio deberían negociar qué tipo de cobertura y difusión hace del mismo.

Macro y micro economía, nacional e internacional. Aborda por sector la realidad económica. Analiza leyes, decretos, resoluciones, las explica en su verdadero alcance. Compara con legislación internacional. Revisa la normativa vigente, por más que sea vieja. Desmenuza los grandes conglomerados corporativos; su organigrama y protagonistas; a los emprendedores destacados, y a los profesionales.

Macro y micro política, nacional e internacional. Incluye los temas que pueden influir en la realidad económica. Define temas (estabilidad, funcionamiento republicano, imperio de la ley, protestas sociales) y los monitorea en el Poder Ejecutivo, en el Congreso y en la Justicia, en sus tres niveles; en la dirigencia política, sindical y social; Fuerzas Armadas y de Seguridad.

Sociedad: Cubre toda aquellos aspectos que hacen al relacionamiento del ejecutivo, profesional o del emprendedor, en otros contextos. Cubre los torneos intercountries o de los clubes más destacados de fútbol, de tenis o la actividad náutica; los torneos empresariales o importantes de golf. Destaca, mediante fotoepígrafes comentados la moda masculina y femenina en los distintos contextos. Informa acontecimientos de la vida social de los más destacados sujetos de la vida económica y las características salientes (dónde se casó, quién lo organizó, quién sirvió, qué se sirvió, si hubo show, etc) y los hábitos salientes de la vida fuera de la oficina.

Cultura: espectáculos, arte, arquitectura, decoración, moda, cocina y Humor

Opinión (firmas contratadas) y editorial (elaboración propia).

Los formatos de estas secciones pueden ser variados (página, sección, revista) y su periodicidad, variada (diaria, semanal, mensual, etc).
Aquí tiene sentido el rol de la fuerza comercial para aportar recursos editoriales a la oferta informativa y en la segmentación de los públicos a fin de explorar o establecer estrategias dirigidas con productos muy orientados a sus intereses.+

Comentarios