Ir al contenido principal

Mandela, con M

Abrazo fraterno entre Bianchi y Barros Schelotto. Foto: www.ellitoral.com
El jueves a la tardecita nos enteramos de la muerte de Nelson Mandela, un episodio que sirve para evocar lo más importante que legó a la humanidad: la tolerancia y la misericordia como camino de acción política.
Muchos celebran su ejemplo para contraponerlo contra la manera en que éste o aquel ejercen la política. Caen en lo mismo que él combatió.
Mandela, con la eme de misericordia, nos enseñó con su ejemplo que todos somos iguales. Esa es la base de la república.
El camino es el amor. Saber que todos somos igualmente hijos de Dios. Hechos de la misma naturaleza caída, pecadora.
Por eso es que me interesa poner la mirada en los gestos de superación de las diferencias. Evitar la mirada sesgada desde la individualidad. Enmarcar a las pequeñeces. Ponderarlas.
El domingo pasado, al término de Lanús v. Boca, los técnicos de ambos equipos, Carlos Bianchi y su antiguamente dirigido Guillermo Barros Schelotto, que intentaban digerir un empate que no conformó a ninguno, lo primero que hicieron fue buscarse y darse este fraternal abrazo que se ve en la foto. Minimizando la derrota y maximizando la victoria de concordia, de la razón, de la humanidad.+

Comentarios