Ir al contenido principal

Interesante entrevista a Savaglio en PERFIL


EL PUBLICISTA DEL PODER  

“Massa y Scioli son 

complementarios”

Ernesto Savaglio trabajó para el intendente de Tigre, 

asesora al gobernador y ayudó a fundar el PRO. 

Hoy hace la campaña del oficialismo 

y reconoce: “La gente está enojada con Cristina”.

  • Por Lucas Morando | 20/10/2013 | 00:22

Crítico. “El Gobierno no comunicó tan bien como podría haberlo hecho”, analiza, pero recuerda que tiene, por ahora, un 30% de “voto duro”.
Crítico. “El Gobierno no comunicó tan bien como podría haberlo hecho”, analiza, pero recuerda que tiene, por ahora, un 30% de “voto duro”. | Foto: Aballay
Ernesto Savaglio tiene un andar cansino, casi incompatible con la velocidad de sus ideas. Su oficina tiene las dimensiones de un departamento y un minucioso estilo art déco de los años 30. Desde allí logró cristalizar la imagen de muchos de los candidatos más importantes del país. Trabajó para Sergio Massa –creó la “marca Tigre”–, desde hace años asesora a Daniel Scioli, fue el creador del PRO hace más de una década y hoy trabaja en la campaña de Martín Insaurralde, el candidato del kirchnerismo en la Provincia.
—¿La enfermedad de Cristina ayuda a hacer una mejor campaña?
—No, porque no lo podés usar, no se puede manejar. La campaña que se había hecho con “Fuerza Cristina” no surgió de un creativo, sino que un publicista lo vio en un cartel en el velorio de Néstor. Y dijo: “Esa es la campaña”. La hizo la gente.
—¿Pero una situación así no vuelve más emotivo al electorado?
—La gente se conmociona. Hasta los más grandes empresarios, con millones y muchos asesores, terminan tomando la última decisión con el corazón.
—¿Entonces no votamos racionalmente?
—Depende de la razón que tengas para votar. Si te sacaron la plata como en el corralito, votás a raíz de la razón, pero porque tenés bronca y conmoción. Pero en el fondo siempre hay algo irracional.
—¿Por qué la gente vota a Cristina Kirchner?
—No sé si lo sé. Estoy influenciado porque leo encuestas. Había gente que no tenía trabajo y este gobierno le dio trabajo. Hay cosas que la gente reconoce, que no quiere perder, como la asignación universal. Hubo estabilidad, movimiento de plata. Pero, además de lo racional, soy un convencido de que el carácter, el coraje, la decisión y la convicción de Cristina son valores que la gente reconoce.
—¿Y su operación la hace subir en las encuestas?
—No lo sé, pero la imagen de Cristina subió ocho puntos en las encuestas. Eso no está en la intención de voto. Son elecciones de medio término...
—¿Le gente no vota presidente en estas legislativas?
—Hay una confusión. Hay encuestas que dicen que el 15% de la gente cree que Cristina apoya a Massa. Y que el 5% apoya a Margarita (Stolbizer). Esos números no pueden ser reales.
—¿Por qué Massa logró atraer tantos votos en las PASO?
—Tiene un alto porcentaje de imagen positiva. Yo lo conozco bien y creo que en realidad es el “imaginario”. Cuando profundizás en las encuestas, te das cuenta de que a la gente le gusta pero no lo conoce. Ahí hay un gran trabajo de la explotación de la imagen de Tigre.
—Pero no es llamativo que un intendente del Conurbano sea tan conocido en toda la Provincia.
—No, por el imaginario. El tiene vocación de presidente, no cualquiera la tiene.
—¿Vocación?
—No se saca de la cabeza que va a llegar a ser presidente, entonces hacés cosas para eso. Eso es muy bueno, porque tiene que hacer el bien. A la gente le puede molestar que ahora entregan patrulleros en la campaña, pero suma.
—¿Quién tiene más vocación de presidente, Massa o Scioli?
—Tienen la misma.
—¿Por eso Massa sciolizó su discurso?
—Lo que se sciolizó es la política argentina; se puso de moda lo que Scioli dijo siempre: el respeto, la convicción, el trabajo, el papa Francisco... Esa es la marca de Scioli: un tipo que siempre dijo lo mismo, hasta lo cargaban porque repetía las palabras. Pero es un tipo de diálogo, no lo inventa ahora porque está de moda.
—¿Por qué la gente no rechaza a los candidatos que transmiten “amor y la paz”?
—Rechazan el póster verde, el parque y las golondrinas... lo naíf. Pero cuando comprueban que es así, lo respetan. Antes pensaban que (Scioli) era un títere, pero ahora empezaron a escuchar que este tipo no es ningún boludo. El también subió la imagen en estos días, tiene un par de puntos más que Massa en intención de voto.
—La oposición es muy crítica de la gestión de Scioli.
—La gestión en las encuestas le está dando casi 60% de aprobación. Va a todos lados. La gente quiere que la quieran, y cuando va él y te visita, te sentís un poco más querido.
—¿El crecimiento de CFK en las encuestas de dónde sale?
—Cristina no tiene los puntos de 2011 porque la gente está enojada; cuando se desenoja sube la imagen, con la enfermedad la gente se sensibiliza, se olvida. Piensa “pobre mina”.
—¿Cuánto representa en votos la marca “kirchnerismo”?
—Las encuestas dicen que el 30%, por ahora.
—¿Quién es mejor candidato, Scioli o Massa?
—Hay un empate técnico porque son complementarios. Uno tiene lo que no tiene el otro. Mucha gente celebra que Massa se haya abierto por su cuenta, pero otros dicen que Scioli es leal, porque a pesar de lo que le hicieron está ahí. Dentro del kirchnerismo no es lo mismo Néstor que Cristina, Moreno que Boudou, pero están dentro de lo mismo. Massa no es lo mismo que Scioli: siempre hay un vicepresidente que sirve para traer un poquito más de votos de lo que faltaba.
—¿Qué debería hacer Cristina para reconquistar al segmento que no la apoya?
—Es difícil porque, por lo que la conocí, tiene convicciones, y cuando alguien las tiene, muere con las botas puestas. Yo le presenté algunas cosas, primero me dijo que no le parecían, me animé a explicarle y entendió.
—¿Es uno de los pocos que lograron convencerla?
—(Risas) No… Martín Mercado (el publicista que asesora a CFK) se lleva muy bien con ella. Yo no la conocía, tuve una sola reunión y me sorprendió que haya vuelto sobre sus pasos. Pensé que no escuchaba, y yo vi que escuchó.
—Le discutían poco, ¿no?
—No sé, por ahí ella no tiene confianza o estaba en un buen día. Yo creo que el Gobierno no comunicó tan bien como podría haber comunicado. Ella supervisaba la reunión, pero no estuvo dando órdenes.
—¿Los demás funcionarios opinaban?
—Sí, pero ella llevaba la voz cantante. Estaban Abal Medina, Wado de Pedro, el hijo, Parrilli y Scoccimarro. Fue en la quinta de Olivos.
—¿Máximo opinaba?
—Nada, el que más habló fue Insaurralde.
—¿Cómo hizo para trabajar para Massa y Scioli al mismo tiempo?
—No había problemas en ese momento, no competían entre ellos. Trabajaba para Tigre y, cuando fue la elección (la de 2009), Massa estaba en la boleta del kirchnerismo.
—Hasta las PASO, Scioli y Massa iban a ser aliados, ¿no?
—Hasta último momento...

Comentarios