miércoles, 23 de octubre de 2013

II Encuentro para la Investigación en RR.PP.

Hoy estuve en el II a encuentro de Investigación en Relaciones Públicas organizado por Adugrep y la Comisión Académica del Consejo Profesional de RR.PP., que se realizó en la UK.

Este es el texto que escibí para pronunciar como palabras de apertura. Debo haber dicho algo parecido:
Siempre es un placer estar en esta casa.
Agradezco a las autoridades de Adugrep, a mis colegas del Consejo, por esta honorable invitación.
Quiero felicitarlos muy especialmente, porque tan importante es iniciar esta clase de encuentros, como el que organizó Manuel Montaner en la USal, como continuarlos. Por eso, quisiera nombrar también a Daniela Guerrero, que se cargó al hombro la organización de esta edición.
Como le dije la última vez que estuve con ustedes, con ocasión de la presentación bibliográfica, en la USXXI, la investigación ofrece una mirada ética sobre la profesión, que merece nuestro apoyo de la manera más concreta que podamos hacerlo.
No me cansaré de decir que el encuentro entre ejecutivos, consultores, profesores y jóvenes relacionistas es uno de los objetivos de nuestra gestión, y que agotaré todos los esfuerzos para lograrlo.
Ruego a Dios para que ilumine a los disertantes para que ofrezcan una mirada nueva de las cosas y a los asistentes par que se abran los oídos y los corazones.
Muchas gracias.

II Encuentro de Investigación en RR.PP.
Compartí el panel de apertura con el presidente de Adugrep y de la comisión académica del Consejo, Carlos Castro Zuñeda, y con el anfitrión, Dr. Carlos Méndez.
Castro Zuñeda se refirió a la importancia de la investigación e hizo una suerte de mes culpa colectivo para destacar la importancia de la jornada: "La hemos descuidado por dedicarnos al ejercicio e la profesión".
Méndez, por su parte, celebró los 27 proyectos e investigación que se están desarrollando en la UK y lamentó esa paradójica actitud de nuestra profesión de "poner grandes huevos y esconderlos, como hace el avestruz".

Cecilia Mosto nos contó Cómo miden los que miden. Se refirió a las ochenta encuestas y a las 22 entrevistas que realizó el año pasado por encargo del Consejo para investigar el estado de situación de la profesión, en la que participaron académicos, ejecutivos y consultores.
El clima que se percibió es de claro optimismo sobre las posibilidades de crecimiento de la actividad, como así también un desconocimiento de las fronteras de la misma.
Es interesante resaltar que los encuestados entienden que la profesión tiene una prehistoria en la década del 60, una etapa moderna que se inicia en los 90 y un desarrollo y consolidación en el siglo XXI.


Allan McCrea Steele explicó el funcionamiento del Edelman Trust Barometer y cómo mide la crisis de las autoridades en cuanto a la generación de confianza. Para mí fue un gran hallazgo. "La confianza nunca desaparece sino que se transfiere a otros", dijo. En materia retrospectiva, el 2005 marcó un hito cuando eligió por primera vez como portador de ese atributo a "una persona como yo".
A esta altura el declive de confianza/autoridad pública se registra en todas las instituciones medidas: empresas, gobierno, medios y ong's. Estas últimas aparecen como una suerte e "reserva moral". El registro general es muy bajo en todo el mundo; pero en la Argentina es más significativo aún.
El dato más débil para la confianza por parte de las empresas es la transparencia, así como la corrupción o el fraude lo son para el gobierno.
Los atributos que generan confianza en las empresas son tecnología, innovación y calidad de productos. La tecnológicas, automotrices y de alimentos y bebidas encabezan el ranking, en tanto que bancos y fianzas caen al fondo  con niveles subterráneos.
Internet y las redes sociales son muy importantes para la generación de confianza para el 70 por ciento de los consultados en Latinoamérica; en la Argentina son 59 de cada cien los que tienen esa creencia.
La confianza en los medios se va recuperando, especialmente en los países desarrollados y en los BRICs. Hoy el 60 por ciento de los mercados encuestados por Edelman trust Barometer otorgan más del 50 por ciento de confianza en los medios. En la Argentina, el 64 por ciento cree en los medios tradicionales y a los motores de búsqueda, más que el 47 de las redes sociales.
El 64  por ciento asegura que tiene que escuchar de tres a cinco veces una noticia para creerla, aunque sea por distintos medios. Un 14, con una repetición, y un 4, sólo al escucharlo.
La fuente de confianza es el experto o el académico para el 83 por ciento, contra el 69 a nivel global. Pero para el 83 por ciento la confianza deriva de "una persona como yo". El funcionario de Gobierno o regulador de la Argentina lleva el 18 por ciento, que es muy inferior al nivel global.
El Diamante de Influencia reemplaza en Edelman a la vieja Pirámide de Autoridad, ya que consideran que todos los actores son generadores de confianza.
En 2013 se percibe un nuevo orden del liderazgo, más diverso y anárquico respecto de sectores y de individuos. Los viejos valores ya no alcanzan. Está disponible la licencia para liderar en materia de confianza. Esta es frágil y las conductas percibidas por el público son clave para obtenerla.
Paola Velasco Cadena presentó en nombre de los alumnos de la UB una auditoría de imagen del cambio de marca del standard Bank al ICBC. Fue presentada por la directora de la carrera, Carolina Carbone.
Luego, La profesora Flavia Bisconti,  de la UCES, se ocupó de la Metodología de la Investigación, en cuanto al trabajo final de grado de los alumnos de RRPP.
Walter Carozzi, diserto sobre la percepción y aceptación social de las drogas en estudiantes  de la UADE, y Karina Mas, sobre los desafíos para la comunicación estratégica del empresariado argentino ante nuevos paradigmas en los planos nacional e internacional.
Lamentablemente no me pude quedar hasta el final ya que tuve que irme en plena disertación para acudir a un almuerzo.+

1 comentario:

Diego Salazar dijo...

Sin lugar a dudas, en la construcción de la confianza, los relacionistas públicos tenemos mucho trabajo y sobre todo, en "convencer" al empresariado de que deje de mirarn esa cuestión de reojo. Sobre todo porque en el estudio de Edelman, las expectativas de que una empresa "cumpla" son realmente mínimas, por esta razón, en mi humilde opinión, ls relaciones son volátiles tal como lo plantean los resultados de la investigación.