Ir al contenido principal

Soy lector de La Prensa

Seré contrera, iconoclasta o complicado, nomás, pero el diario que a mí me gusta es La Prensa. Debo advertir al lector que no es el diario que se leía en casa. Mis padres y mis abuelos eran lectores de La Nación, igual que yo que además trabajé en ese prestigioso matutino que sigo considerando el mejor.

Pero a mí me gusta leer La Prensa, que es uno de los diarios que recibo en casa, junto con La Nación, Clarín, Página 12, Ambito, El Cronista, Buenos Aires Herald y Perfil, los fines de semana.

Es que un diario es mucho más que un producto mejor o peor hecho. Es un compromiso con una idea, con una perspectiva; un diario es una manera de mirar el mundo. La Nación, mi diario, es liberal; La Prensa es un diario más comprometido con la fe y con la Iglesia católica. Eso produce algo distinto en la entrega diaria. Por eso es importante saber qué es lo que uno espera que el diario nos entregue a diario; qué querríamos saber, qué buscamos en él cuando lo abrimos.
Desgranaré lo que me gusta de La Prensa:
+ Periodísticamente, LP es un diario compacto. Lo que uno puede esnobear desde la riqueza de muchas páginas para mí es una de sus fortalezas del diario decano; es como si un glotón se riera de una alimentación magra. Dicen que LP es un collage de cables periodìsticos. En alguna medida, puede ser. LP ofrece un enorme muestreo de noticias, brevemente presentadas, muchas de ellas exclusivas, redactadas con el estilo despojado, ordenado y completo del despacho de agencia. Lo leo entero, de punta a punta. Me aporta mucha información micro que los otros diarios desechan. ¿No es parecido al camino discontinuado que emprendió hace un par de años Clarín? Más notas, más cortas. Claro, es cierto, tiene menos grandes historias que LN o que Clarín. Yo leo esos diarios también para que me aporten ese elemento diferencial, pero la base informativa me la brinda LP. Es como haber leído todo el servicio de DYN, Telam y NA del día anterior, con una edición exquisita. Ahora veremos porqué.
La edición me aporta un elemento diferencial: su punto de vista. Además de ser católico, LP tiene una identidad ideológica firme: es un diario que se sigue considerando representativo para una elite social, que recoje la interpretación clásica de la historia, es nacional en lo político y liberal en lo económico. Estas cuestiones se pueden observar en:
 - El tratamiento que le da a la información de la realeza europea; a las noticias de sociedad; sigue los deportes exclusivos como polo, el rugby tiene secciones específicas para las inferiores; trata con amplitud los eventos sociales más destacados y trata con respecto a las figuras más relevantes de nuestro segmento dirigencial, como si se tratara de un par y no de un desconocido. LN destaca pocas informaciones de este tipo y cuando lo hace no le asigna mucho centimetraje. Clarín puede publicar a veces más cosas de esta índole que LN, porque sabe que estas cosas le interesan al pueblo cholulo.
- Dedica mucho blanco a las noticias de Iglesia. El Papa sale casi todos los días, ya que consigna sus declaraciones o sus gestos. Siempre lo hace desde una óptica católica; no lo ataca, ni lo denosta, sino que refleja lo que dijo y lo que dijeron de él (ya sea positivo o negativo). Lo mismo hace con el cardenal Jorge Bergoglio u otros pastores relevantes de la Iglesia. Si la Iglesia Argentina hace una declaración puede llegar más fácilmente a la tapa que en otros diarios. Si es una festividad de algún culto monoteísta, explica porqué. Tiene una buena sección diaria para el Santoral y una semanal sobre Fe y Cultura. Clarín, en cambio, tiene una postura crítica y liberal respecto de la Iglesia de Benedicto; en cuanto a LN no se sabe qué piensa al respecto; va y viene, pero toma distancia. Como Clarín, tiene una visión polítizada del cuerpo eclesiástico, lo que lo desnaturaliza. No destaca declaraciones pastorales, que nos pueden interesar a los lectores católicos.

- Sigue con mucho interés los temas militares, policiales y sindicales. No hay interna gremial que no tenga una breve, ni recambio de jerarquías militares o policiales que no sean desmenuzadas con detalle. Son corporaciones muy grandes, que movilizan el interés de mucha gente. La cuestión militar, inclusive, tiene un abordaje estratégico que a menudo se incluye en la sección de Internacionales. Esta sección no omite noticias que afecten a las grandes potencias, ni conflictos significativos. Es cierto tiene notas más cortas. Pero no falta nada. Te mantiene al día con los temas. La columna dominical de Emilio Cardenas suele ser excelente, como un insight.
La sección económica es también exhaustiva. Explica los comportamientos de las principales variables y trata la mayor cantidad de conflictos o realidades, sin el temor de ser más o menos funcional a los lobbies, que curiosamente sí se percibe en LN; tiene una óptica periodística para reflejar con detalle la actualidad económica. Cubre conferencias y transcribe los principales párrafos. Es raro, pero en Buenos Aires hay muchísimas disertaciones públicas a diario que ningún medio atiende.
- Es un diario provincial, bonaerense. Me dirán que porque tiene un acuerdo con Scioli. Es como la cuestión de si es primero el huevo o la gallina. El posicionamiento provincial de LP se profundizó, pero no empezó con la actual administración provincial. lo positivo es que se diferencia del resto de los periódicos que están focalizados en la Capital y casi no traen informaciones de otras ciudades del Conurbano o de la Provincia como sí lo hace LP.
- Recoge la versión histórica tradicional. De hecho, le asigna mucho espacio a la historia. Tiene secciones especializadas, suplementos especiales, columnistas versados, buenas efemérides, notas para los feriados históricos, etc.
+ Volviendo a los temas macro, tiene pocas firmasLa credibilidad la aporta el diario. Personalmente, estoy harto de que los periodistas  sean más prestigiosos que el diario en el que escriben. En esos casos, sucede a veces que un periodista prestigioso publica y firma algo que cubrió o que produjo, aún cuando pueda desplazar a un cable de una noticia más importante. LP es un diario de editores experimentados con pocos cronistas. Pareciera que leen mucho y publican lo que les parece más importante sin dejarse llevar por las pujas de la redacción propia, porque hay poca.
+ Tiene columnistas prestigiosos por sus oficios y no por ser periodistas o firmadores profesionales.

Parece un panegírico. Uno es un apasionado. Pero vale la pena comprarlo (no leerlo por internet) y experimentar durante algún tiempo su lectura.+

Comentarios