Emilio Perina

#Perfiles
Foto de su perfil en Facebook 

Emilio Perina es un reconocido productor cultural, un gran difusor de la historia, muy comprometido con la política y con la cultura nacional.
Su nombre remite al seudónimos de su padre, Moisés Konstantinovsky, que fue un reconocido y controvertido periodista y escritor. Era descendiente de gauchos judíos por vía paterna. Se inició como periodista en Noticias Gráficas y dirigió el diario El Nacional, y militó en el forjismo y en el sabatinismo antes de adherir al desarrollismo. Fue asesor del presidente Arturo Frondizi, hasta que sus disidencias con Rogelio Frigerio, contrario a una política privatista, se pusieron de manifiesto. En los últimos años, lideró la Unión Ciudadana Independiente y, desde ese sector no partidario, apoyó las transformaciones encabezadas por el gobierno de Menem.
Emilio se formó  a la sombra de su padre y emergió a la superficie durante el menemismo, como consultor de relaciones públicas. Durante el kircherismo se refugió en el periodismo. Políticamente formó parte de un grupo político empresarial independiente llamado Consenso Republicano, muy cercano al oficialismo. Hasta su fallecimiento estuvieron muy cercanos a Gerónimo "el Momo" Venegas y el partido Fe.
Personal y paradójicamente, Emilio hijo es muy amigo de Rogelio Frigerio nieto con quien compartieron un programa de radio, lo acompañó en la Fundación del Banco Ciudad cuando aquel lo presidió y asumió como director del Archivo General de la Nación cuando ambos desembarcaron en el Ministerio del Interior. Uno de sus hijos trabaja allí también con Lucas Delfino, subsecretario de Asuntos Municipales.
Emilio es divorciado y está actualmente en pareja. Tiene 61 años. Vive en el barrio de Belgrano. Es periodista e historiador, graduado en la Universidad de Buenos Aires, y además de ser funcionario conduce dos programas por Radio Concepto, “Tenemos historia” y “Todos hablan”. Su proyecto más importante como director del Archivo es inaugurar su nuevo edificio sobre la excarcel de Caseros para fines de este año.+)

La oratoria, según Francisco

El Papa Francisco es un gran comunicador. Más allá de su oratoria es un experto en el manejo de las señales, en la codificación de su propio protocolo de comunicación.
También es un buen orador. Como tal, quién mejor que él para explicar cómo se predica la homilía.
Ciertamente, si la comunicación siempre busca persuadir y la persuación tiene un propósito estratégico, que en este caso es la evangelización.
Veamos qué recomienda Jorge Bergoglio a los curas:


Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!
Seguimos con las catequesis sobre la santa misa. Habíamos llegado a las lecturas.
El diálogo entre Dios y su pueblo, desarrollado en la Liturgia de la Palabra en la misa, llega al culmen en la proclamación del Evangelio. Lo precede el canto del Aleluya – o, en Cuaresma, otra aclamación – con el cual “la asamblea de los fieles acoge y saluda al Señor quién le hablará en el Evangelio”[1]. Como los misterios de Cristo iluminan toda la revelación bíblica, así, en la Liturgia de la Palabra, el Evangelio es la luz para entender el significado de los textos bíblicos que lo preceden, tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento. Efectivamente “Cristo es el centro y plenitud de toda la Escritura, y también de toda celebración litúrgica”[2]. Jesucristo está siempre en el centro, siempre.
Por lo tanto, la misma liturgia distingue el Evangelio de las otras lecturas y lo rodea de un honor y una veneración particular[3]. En efecto, sólo el ministro ordenado puede leerlo y cuando termina besa el libro; hay que ponerse en pie para escucharlo y hacemos la señal de la cruz sobre la frente, la boca y el pecho; las velas y el incienso honran a Cristo que, mediante la lectura evangélica, hace resonar su palabra eficaz. A través de estos signos, la asamblea reconoce la presencia de Cristo que le anuncia la “buena noticia” que convierte y transforma. Es un diálogo directo, como atestiguan las aclamaciones con las que se responde a la proclamación, “Gloria a Ti, Señor”, o “Alabado seas, Cristo”. Nos levantamos para escuchar el Evangelio: es Cristo que nos habla, allí. Y por eso prestamos atención, porque es un coloquio directo. Es el Señor el que nos habla.
Así, en la misa no leemos el Evangelio para saber cómo han ido las cosas, sino que escuchamos el Evangelio para tomar conciencia de que lo que Jesús hizo y dijo una vez; y esa Palabra está viva, la Palabra de Jesús que está en el Evangelio está viva y llega a mi corazón. Por eso escuchar el Evangelio es tan importante, con el corazón abierto, porque es Palabra viva. San Agustín escribe que “la boca de Cristo es el Evangelio”.[4] Él reina en el cielo, pero no deja de hablar en la tierra”. Si es verdad que en la liturgia “Cristo sigue anunciando el Evangelio” [5], se deduce que, al participar en la misa, debemos darle una respuesta. Nosotros escuchamos el Evangelio y tenemos que responder con nuestra vida.
Para que su mensaje llegue, Cristo también se sirve de la palabra del sacerdote que, después del Evangelio, pronuncia la homilía[6]. Vivamente recomendada por el Concilio Vaticano II como parte de la misma liturgia[7], la homilía no es un discurso de circunstancias, – ni tampoco una catequesis como la que estoy haciendo ahora- ni una conferencia, ni tampoco  una lección: la homilía es otra cosa. ¿Qué es la homilía? Es “un retomar ese diálogo que ya está entablado entre el Señor y su pueblo”,[8] para que encuentre su cumplimiento en la vida. ¡La auténtica exégesis del Evangelio es nuestra vida santa! La palabra del Señor termina su carrera haciéndose carne en nosotros, traduciéndose en obras, como sucedió en María y en los santos. Acordaos de lo que dije la última vez, la Palabra del Señor entra por los oídos, llega al corazón y va a las manos, a las buenas obras. Y también la homilía sigue a la Palabra del Señor y hace este recorrido para ayudarnos a que la Palabra del Señor llegue a las manos pasando por el corazón.
Ya he tratado el tema de la homilía  en la Exhortación Evangelii gaudium, donde recordé que el contexto litúrgico “exige que la predicación oriente a la asamblea, y también al predicador, a una comunión con Cristo en la Eucaristía que transforme la vida. “[9]
El que pronuncia la homilía deben cumplir bien su ministerio – el que predica, el sacerdote, el diácono o el obispo- ofreciendo un verdadero servicio a todos los que participan en la misa, pero también quienes lo escuchan deben hacer su parte. En primer lugar, prestando la debida atención, es decir, asumiendo la justa disposición interior,  sin pretensiones subjetivas, sabiendo que cada predicador tiene  sus méritos y sus límites. Si a veces hay motivos para aburrirse por la homilía larga, no centrada o incomprensible, otras veces es el prejuicio el que constituye un obstáculo. Y el que pronuncia la homilía debe ser consciente de que no está diciendo algo suyo, está  predicando, dando voz a Jesús, está predicando la Palabra de Jesús. Y la homilía tiene que estar bien preparada, tiene que ser breve ¡breve!. Me decía un sacerdote que una vez había ido a otra ciudad donde vivían sus padres y su papá le había dicho: “¿Sabes? Estoy contento porque mis amigos y yo hemos encontrado una iglesia donde si dice misa sin homilía”. Y cuántas veces vemos que durante la homilía algunos se duermen, otros charlan o salen a fumarse un cigarrillo… Por eso, por favor, que la homilía sea breve, pero esté bien preparada. Y ¿cómo se prepara una homilía, queridos sacerdotes, diáconos, obispos? ¿Cómo se prepara? Con la oración, con el estudio de la Palabra de Dios y haciendo una síntesis clara y breve; no tiene que durar más de diez minutos, por favor.
En conclusión, podemos decir que en la Liturgia de la Palabra, a través del Evangelio y la homilía, Dios dialoga con  su pueblo, que lo escucha con atención y veneración y, al mismo tiempo, lo  reconoce presente y activo. Si, por lo tanto, escuchamos la “buena noticia”, ella nos convertirá  y transformará  y así podremos cambiarnos a nosotros mismos y al mundo. ¿Por qué? Porque la Buena Noticia, la Palabra de Dios entra por los oídos, va al corazón y llega a las manos para hacer buenas obras.+

Pedro López Matheu

#Perfiles

Pedro Luis López Matheu es el director de Relaciones Gubernamentales, Comunicación y Medios de Telecom Argentina.
Nació en Buenos Aires el 23 de mayo de 1966. Está casado, tiene tres hijos. Egresó con la camada 115 del Colegio del Salvador, se recibió de abogado en la UCA y realizó el PDD del IAEE.
Ocupó cargos directivos en Axion Energy y en Mondelez. En esta última se hizo célebre debido a su rol de vocero de los despidos en Terrabusi, en medio de las repercusiones alcanzadas por los cortes de la Autopista Panamericana realizados en 2009.
Participó activamente en la cámara alimenticia (Copal) y en el Instituto para el Desarrollo Empresarial Argentino (IDEA).
Se inició en el Grupo Clarín, merced a lo cual llegó a presidir la influyente comisión de Libertad de Prensa de la entidad que agrupa a los más importantes medios de comunicación de nuestro país: Adepa.

Javier Varani

Video: gentileza de Andrés Repeto
#Perfiles
Con una breve descripción del perfil profesional de Javier Varani inauguramos esta sección en nuestro blog.

Javier Varani nació el 31 de diciembre de 1964. Está casado y tiene tres hijos. Vivió toda su vida en Carapachay, ciudad de Vicente Lopez. "Mi ciudad" como la define, lo vio iniciarse como periodista en una publicación local, ingresar en la Unión Vecinal (UVVL) y militar entre 1987 y 1993, para ser luego uno de los responsables de su refundación en 2003. Entre 1995/99 fue electo concejal por el Frepaso, ocupó la vicepresidencia de ese cuerpo entre 1997/99. Presidió la UVVL y fue su candidato a intendente en 2003 y en 2007 en alianza con Unión PRO.
Estudió derecho en la UBA y actualmente es uno de los más destacados municipalistas de la Argentina, merced a la formación que le brindó principalmente la Fundación Civilidad, que se aupó a su paso escolar por el LaSalle de Florida, colegio al que concurieron sus hijos y que lo caracterizó, y al que representó ante la Federación de Uniones de Padres de la diócesis de San Isidro (FUPSI).
Actualmente es el gerente de área de Relaciones Intitucionales del Bando Hipotecario y ocupó un cargo afín previamente en Telecom.
Es de Boca, amante de la historia y de la memorabilia, comercializa objetos antiguos y libros de su especialidad. Aunque se define consultor y docente, dada su inmensa trayectoria en ese plano.
Tiene tres libros en carpeta, cuyo contenido sólo se abre en amables y cálidas conversaciones con él mientras se saborea alguna vitualla.
Me animo a decir que, ante el requerimiento de una Breve Descricpión de su Persona, Javier responda como la canción del Cuarteto de Nos: "Pero no soy tan simple como para no advertir que no hay tres minutos, ni hay cien palabras que me puedan definir".+

¡Adiós, JASE!

Su aspecto era el de un pequeño vikingo
Con el advenimiento democrático de los ochenta, José Antonio Sanchez Elía supo ser la esperanza política de un alto sector de la sociedad. Hijo de un destacado dirigente conservador popular, presidió la juventud del Partido Federalista de Centro, que presidía Emilio “Coco” Hardoy y que integraba la Fuerza Federalista Popular (FuFePo). Luego con un grupo de jóvenes empresarios fundó y lideró la Fundación Para el Progreso en Libertad (FUPPEL), que tuvo un destacado desempeño en los albores de los think tanks en política. Desde allí produjo el programa de televisión Esta Semana, que juntó a Daniel Hadad y a Marcelo Longobardi para competir con Tiempo Nuevo, de Bernardo Neustadt y Mariano Grondona; participó activamente de la campaña senatorial de María Julia Alsogaray, y desarrolló una red generacional federal de políticos de centro.
Tuve el honor de dirigir FUPPEL bajo su comando en 1991/92 y desembarcar, desde allí en la Comisión Nacional de las Telecomunicaciones (CNT).
Era abogado (UCA), había hecho el Programa de Alta Dirección (PAD) del IAE y fue becario de la Jefferson Foundation. Se inició en SEPRA, la constructora de su familia, en donde lo conocí en nuestros primeros floreos en la política. Iba a verlo a su oficina en Cerrito y Arenales. Luego tuvo su propio estudio, en el mismo lugar en donde funcionaba FUPPEL. Todavía me acuerdo del almuerzo en el que él y Alejandro Zaia me ofrecieron reemplazar a éste último en la dirección ejecutiva de la fundación. Yo era periodista en el diario La Nación.
Fue vicepresidente de la CNT (actual Enacom) entre 1990 y el 93, en donde tuvo la responsabilidad de poner el primer satélite argentino, el NahuelSat, en órbita, de lo que estaba muy orgulloso. Puso un estudio con Federico Pinedo hasta que asumió como presidente y CEO de Tesacom, empresa en la que se desempeñaba hasta la actualidad.
Había liderado los equipos de telecomunicaciones de la Fundación Pensar. Según trascendió en su momento, había declinado ocupar la Secretaría de Comunicaciones al asumir el presidente Mauricio Macri. Era partidario de crear el Ministerio que finalmente ocupó Oscar Aguad.
Era una persona muy conocida y ampliamente e intensamente querido. No se podía ser indiferente con él. Tenía muchas inquietudes intelectuales y, al mismo tiempo, era muy sensible. Tuvo una extensa participación en proyectos de la más variada índole, pero mayoritariamente política o empresarial.
Nunca supe porqué, pero en su juventud se lo conocía como"El Conde". Tal vez por su frondosa prosapia familiar.  Era descendiente de Cornelio Saavedra y pariente de Carlos Saavedra Lamas, de lo que estaba muy orgulloso, dado su confeso amor por su Patria.
Su temprana e inesperada partida fue profundamente sentida por mucha gente, tal como se puede verificar en las redes sociales. Tenía 57 años y estaba casado con Siobhane Dumas, tuvo cuatro hijos Zemira, José, Ramón y Antonio.
Somos muchos los que te vamos a extrañar, José. Muchos, a los que nos marcaste en algún momento de la vida.+

Nuevos paradigmas sociales

Valiosísima observación de Alejandro Dolina sobre los periodistas deportivos, en AM 750. Son los nuevos paradigmas sociales. El narrador Es más importante que la narración.  Una genial hallazgo sociológico.+ http://radiocut.fm/audiocut/alejandro-dolina-sobre-el-neotinellismo-de-los-periodistas-deportivos

Las redes gubernamentales


El Gobierno Nacional públicó hoy en el Boletín Oficial una resolución para tener más control del contenido digital de sus propias dependencias. Es la siguiente:

#I5424142I#
JEFATURA DE GABINETE DE MINISTROS
SECRETARÍA DE COMUNICACIÓN PÚBLICA
Resolución 13345-E/2017
Ciudad de Buenos Aires, 30/10/2017
VISTO:
el Expediente EX – 2017 – 25434569-APN-DDYME#JGM; los Decretos N° 984 del 28 de julio de 2009; 14 del 11 de enero de 2011; 151 del 17 de diciembre de 2015 y N° 725 del 31 de mayo de 2016; y la Decisión Administrativa N° 556 del 31 de mayo de 2016;
CONSIDERANDO:
Que el Decreto 984/09, establece que “las campañas institucionales de publicidad y comunicación, se llevarán a cabo de acuerdo a los preceptos de dicha norma.
Que el Decreto 14/11 especifica que la SECRETARÍA DE COMUNICACIÓN PÚBLICA de la JEFATURA DE GABINETE DE MINISTROS, es autoridad de aplicación de lo normado en el Decreto 984/09.
Que el Decreto 151/15 en la Planilla Anexa al artículo 9° y al fijar la Objetivos de la SECRETARÍA DE COMUNICACIÓN PÚBLICA DE LA JEFATURA DE GABINETE DE MINISTROS, establece entre tales: “1. Intervenir en la formulación, ejecución y supervisión de la política de comunicación pública”.
Que por su parte, la misma norma al fijar los Objetivos de la SUBSECRETARÍA DE VÍNCULO CIUDADANO, preceptúa entre ellos: “4. Adoptar acciones que permitan un contacto y un vínculo personalizado. 5. Promover la participación de la ciudadanía, mediante herramientas tecnológicas”.
Que luego de ello, el Decreto 725/16 en la Planilla Anexa al artículo 2° amplió las facultades de la SECRETARÍA DE COMUNICACIÓN PÚBLICA de la JEFATURA DE GABINETE DE MINISTROS, normando que le corresponde: “7. Intervenir en la vinculación del Estado Nacional con los ciudadanos, en el ámbito de su competencia. 8. Impulsar el uso de herramientas tecnológicas para la detección de problemáticas sociales comunes y como instrumentos de participación ciudadana”.
Por otro lado, la Decisión Administrativa 556/16 en su Anexo II, al fijar las Responsabilidades Primarias del DIRECCIÓN NACIONAL DE CONTENIDO DIGITAL de la SUBSECRETARÍA DE VÍNCULO CIUDADANO, expresa que las mismas consisten en: “Conformar una redacción digital que nutra de contenidos actualizados a la agenda de coyuntura o crisis de las cuentas institucionales, oficiales y personales de funcionarios, y participar en la construcción de una red de comunicación interna con las distintas áreas del Poder Ejecutivo Nacional sobre redes sociales y nuevos canales de difusión”; y entre sus acciones las siguientes: “1. Conformar una redacción digital que nutra de contenidos actualizados a la agenda de coyuntura o crisis de las cuentas institucionales, oficiales y personales de funcionarios, enfocados principalmente en las siguientes: Cuentas digitales Casa Rosada, Contenidos sitio Casa Rosada, Cuentas digitales Presidencia, Cuentas digitales Jefe de Gabinete de Ministros. 2. Intervenir en la elaboración de un plan de trabajo coordinado, así como en la construcción de una red de comunicación interna con las distintas áreas del PODER EJECUTIVO sobre redes sociales y nuevos canales de difusión.10. Intervenir en la coordinación de la relación digital con ministerios y organismos internos”.
Que de la experiencia recogida surge que las iniciativas individuales en materia de comunicación pública, sea esta digital, en redes sociales, o cualquier otro mecanismo que los funcionarios o dependencias arbitren por sus propios medios, pueden distorsionar el mensaje el Estado Nacional, mensaje este, que requiere un grado de unicidad y coordinación suficiente, para que los ciudadanos puedan acceder a la información y cumplir su rol de contralor constitucional.
Que ha tomado la intervención de su competencia la DELEGACIÓN LEGAL de la SECRETARÍA DE COMUNICACIÓN pública;
Por ello
EL SECRETARIO DE COMUNICACIÓN PÚBLICA
RESUELVE:
ARTÍCULO 1º.- Las cuentas en las redes sociales, pertenecientes a todas las dependencias del Gobierno Nacional, deben ser informadas a la DIRECCIÓN NACIONAL DE CONTENIDO DIGITAL de la SUBSECRETARIA DE VÍNCULO CIUDADANO de la SECRETARÍA DE COMUNICACIÓN PÚBLICA, en el término de quince (15) días hábiles de sancionada la presente, indicándose su nombre y especificación digital, dependencia a la que pertenece, responsables de su utilización, y respectiva contraseña.
ARTÍCULO 2º.- La DIRECCIÓN NACIONAL DE CONTENIDO DIGITAL decidirá sobre la continuidad de las cuentas en las redes sociales, que le sean informadas.
ARTÍCULO 3°.- Determinase que todos los sitios web de las dependencias del Estado Nacional deben estar alojados en www.argentina.gob.ar, quedando prohibida la creación de sitios web por fuera de dicho portal institucional. La SUBSECRETARÍA DE GOBIERNO DIGITAL determinará las excepciones a este artículo.
ARTÍCULO 4°.- La creación de cualquier cuenta en una red social por parte de cualquiera de las dependencias de la Administración Pública Nacional debe contar con previa aprobación de la DIRECCIÓN NACIONAL DE CONTENIDO DIGITAL, antes de ser registrada.
ARTÍCULO 5º.- Esta Resolución no alcanza a cuentas personales de funcionarios y empleados del Gobierno de la Nación Argentina.
ARTÍCULO 6º.- Toda inversión publicitaria que se realice en redes sociales y medios online debe ser aprobada previamente por la SECRETARÍA DE COMUNICACIÓN PÚBLICA, en aplicación de lo determinado por los Decretos N° 984/2009 y N° 978/2016; así como de las Resoluciones N° 247/16 y N° 617/2016. Cualquier campaña publicitaria que se inicie sin dar cumplimiento a dichas normas o a la presente Resolución será susceptible de ser dada de baja por la SECRETARÍA DE COMUNICACIÓN PÚBLICA.
ARTÍCULO 7º.- Comuníquese, publíquese en el Boletín Oficial de la República Argentina, dése a la DIRECCION NACIONAL DEL REGISTRO OFICIAL y archívese. — Jorge Miguel Grecco.
e. 01/11/2017 N° 83855/17 v. 01/11/2017

No TeVeRé


Una nota de Tiempo Argentino en su edición de hoy señala una realidad que no podemos dejar de analizar: la TV, como medio, se encuentra en una situación crítica, particularmente en la Argentina.
Al margen de las observaciones allí planteadas sobre la competitividad de nuestra producción televisiva, vale la pena detenerse a analizar el impacto que las nuevas tecnologías están produciendo en la reina de los medios de fines de siglo XX.
La otrora llamada "pantalla chica" está a punto de abdicar en favor de las plataformas que operan desde internet en streaming o a demanda, y hay quienes se animan a afirmar que "el actual esquema no tiene futuro más allá de cinco años".+

También en la Iglesia

Los ejecutivos de relaciones públicas continúan creciendo dentro de las organizaciones.
Las exigencias de un entorno complejo para los profesionales de las carreras propias de la actividad de la organización valorizan el aporte de quienes comprenden el comportamiento de los medios y de las élites.
La mediatización y la aceleración bfel proceso de creación y destrucción de marcas, y el deterioro de las estructuras tradicionales de Intermediación hacen de nuestros colegas verdaderos gurúes en determinados ámbitos.
Ayer el Club Gente de Prensa comunicó que el exvoccero de la Conferencia Episcopal Argentina, presbítero Jorge Oesterheld, asumió como vicario general de la diócesis de Morón. El obispo, monseñor Jorge Vázquez, le hizo la profesión de fe y le tomo juramento.
El nombramiento había sido anunciado a fines de septiembre (http://www.aica.org/30400-mons-vazquez-nombro-un-nuevo-vicario-general-en-moron.html).
Jorge es asociado del Club Gente de Prensa. Se desempeñó durante trece años como responsable de la Oficina de Prensa de la Conferencia Episcopal Argentina, donde fue secretario de la Comisión para la Comunicación Social. Desde 2014 dirige la revista Vida Nueva y ha tenido actuación en distintas publicaciones y emisoras.
"El trato habitual, cordial, honesto, con precisión en la información, que ha tenido con numerosos periodistas, respondiendo con discreción, veracidad y aplomo a interrogatorios incisivos, le han dado una connaturalidad con el ambiente de los medios de comunicación social, cruzado ahora por nuevos elementos, como las redes sociales", dijo de él la comunicación del Club.+

La pregunta del millón

"¿Fue mucha gente? ¿Cuánta?" Es la pregunta del millón, valga la redundancia, puesto que en la nota que publicamos a continuación se especula sobre las marchas que sumaron esa cantidad de manifestantes.
En democracia, las cantidades son referenciales. No importa tanto saber si la demanda era legítima o disparatada, ni por el perfil de los que marcharon. Todo indicativo de cantidad es valioso en un régimen que se gobierna por mayorías, cuando no por primeras minorías.
A continuación el diario El País de España, preocupado por el manoseo de las cifras, presenta una idea acerca de cómo se puede disfrazar de masiva una movilización.
Es natural y sano que un día se sepa que los medios, para conformar una noticia, la aguantan o empequeñecen con tal de que se adapte al gusto del lector.+
Nunca hubo un millón
Los convocantes de manifestaciones exageran las cifras de asistentes hasta límites inverosímiles

ÁLEX GRIJELMO, El País
2 OCT 2017

Marcha sindical en Madrid en 2009, analizada por el programa de Lynce. Se contaron 39.921 personas. Cada zona de color agrupa un millar. EFE

Los periódicos informaron el 19 de febrero de 1996 de que un millón de personas se habían manifestado en Madrid tras el asesinato del jurista Francisco Tomás y Valiente. El horror, la indignación, la repugnancia, parecían explicar la unanimidad en la cifra y en la falsedad. Pero ni siquiera la lucha contra ETA justificaba una mentira periodística.

Aquella marcha ocupó 95.000 metros cuadrados (7.500 en Sol, 40.000 en Alcalá, 30.000 en Cibeles, 5.000 en Recoletos, 12.500 en Prado y Colón). Cuatro personas por metro cuadrado habrían dado 380.000 manifestantes, pero si el lector hace el ejercicio en su casa verá la dificultad de ese apiñamiento, sobre todo si ha de durar mucho. Y ni con ocho participantes en tan reducido espacio se habría completado la mítica cantidad. Del mismo modo que aquel día no hubo un millón, jamás una aglomeración política ha mostrado una densidad de tal calibre.

El número mágico del millón de personas se citaba también para las demostraciones de adhesión a Franco en la plaza de Oriente de Madrid (la última en vida del dictador, el 1 de octubre de 1975). Pero ese lugar suma sólo 40.000 metros cuadrados. Imposible juntar allí a más de 160.000 personas.

EL PAÍS fue el primer diario español en aplicar un método para medir esas magnitudes (en 1978), que consagró luego en su Libro de estilo. Y consistía precisamente en verificar la superficie ocupada y multiplicarla con un número de personas por metro cuadrado. Los siguientes cálculos resultaron ya impactantes, porque redujeron escandalosamente las cifras.

Por ejemplo, tras una misa en la plaza de Colón durante la visita de Juan Pablo II, el 16 de junio de 1993, Abc tituló: “Más de un millón de personas con el Papa”. El Ayuntamiento del PP calculó 1,3 millones. EL PAÍS consideró sólo 366.156 asistentes, lo que desató acusaciones de manipulación interesada. Esa plaza mide 20.000 metros cuadrados, si bien los asistentes ocupaban también zonas y calles aledañas (en total, 91.539 metros cuadrados). Para resultar cierta la cifra municipal habría sido necesario apiñar a 14 personas por metro cuadrado. Así que no hubo un millón, sino quizás algo más de 100.000 personas.

Una nueva etapa profesional

Luego de seis años de trabajo en Nidera (una de las experiencias más extensas en mi trayectoria), he conseguido que Cofco me contrate com...