50 años almorzando

Prácticamente desde que nací escucho hablar de los almuerzos de Mirtha Legrand.
De hecho, los he visto numerosas veces a lo largo de los años, sea por sus invitados, por el horario central o por acompañar a alguien que se interesó en verlos.
Pero recién estos últimos años me interesé por tener una opinión al respecto. Al margen de la simpatía que pueda despertar en uno la conductora, es indiscutible la continuidad que alcanzó ese ciclo -no excento de problemas, como cualquier negocio en nuestro país-, con un razonable nivel de coherencia y alto grado de profesionalismo.
La variedad y oportunidad de los invitados; así como la intrepidez del cuestionario y la forma de interrogarlos, permiten al espectador abordar una temática variada alternando entre el picoteo y la profundización, y a ella fijar posición sobre los acontecimientos sociales más notorios.
Es imposible olvidar que se trata de una mujer de 92 años de edad, ya que no lo refleja en su dinámica de trabajo.
Por otra parte, es habitual que obtenga muy buenos ratings y que logre hacer emocionar, cuando el asunto tratado así lo exija.
Como entendimiento periodístico, ha tenido un éxito envidiable.
Aprovecho el 50 aniversario de ese programa, cumplido el 3 de junio último, para manifestar mi admiración por Mirta Legrand y su equipo de producción.+

El valor de la pérdida



Es habitual que valoremos las cosas cuando las perdimos.
El mayor héroe es el que murió. Tal vez suponemos un heroísmo final que no siempre existió o un borrado definitivo de las imprefecciones de una vida que, por ser humana, siempre es fallida. Es como un relato corrector sobre la hora final. Muchas otras veces se reconoce el mérito de alguien recién cuando renuncia. Es incomprensible la mezquindad de no hacerlo en vida del presunto héroe.
Los argentinos lamentamos la muerte de José de San Martín en el exilio, la de Manuel Belgrano en la pobreza o la de los 44 tripulantes del ARA San Juan que, a bordo del submarino, en la profunidad del Océano Atlántico, que demostraron la desatención del Estado Argentino a su instrumento militar en defensa del proyecto nacional revestidos de tragedia submarina.
Sergio Torrigiani es un suboficial principal que eligió servir a su Patria desde la fuerza naval. Su padre fue soldador multiple de montaje en la Victoria entrerriana natal y su madre cuidó con enorme entrega, cariño y dedicación a sus cuatro hijos. El mayor de ellos se animó a soñar con progresar, procurarse un futuro mejor, conocer el mundo y desarrollar todas sus capacidades. Fue lo que lo motivó a ingresar en la Armada. Un desafío nada fácil, que hizo que de los tres amigos que probaron suerte sólo subsista él.
Sergio se instaló en Mar del Plata, se casó y hace trece años tuvo un hijo que sufre de Síndrome de Asperger, una especie de autismo leve.
Hay a quienes les cuesta aceptar estas circunstancias y eso, sumado a las dificultades naturales de una vida alterada por las actividades marinas, terminó por destrozar a su familia.
Padre e hijo siempre fueron muy compañeros y compinches, tan necesitados estaban el uno del otro. Sergio sintió con Mateo esa felicidad que sólo un padre de un chico con ese tipo de dificultades puede alcanzar.
Desde que ingresó a la Marina, en 1984, Sergio sintió la discriminación que sufrió todo militar por el uso del uniforme, aún cuando su especialidad fuera la de cocinero.
Eso mismo fue lo que sintió al presentarse ante el juez de Familia de San Lorenzo, Marcelo Escola, que nunca quiso escucharlo ni a él ni a su hijo, de quien fue separado desde hace un año y medio. Todavía lo desgarra el recuerdo de los gritos y llantos de Mateo cuando fue separado de él por orden judicial.
De nada sirve el triste consuelo de que este juez tenga tantas denuncias en su contra. La prensa local es elocuente en ese sentido. Se habla de 2500 denuncias; él mismo le hizo tres, por prevaricato y abuso de autoridad. En cuanto logró trasladar el expediente a Mar del Plata se le interpuso una denuncia por violencia de género que congeló todo el proceso y extendió los plazos, mientras se investigue su pertinencia.
En medio de semejante zainete pidió abordar a su viejo submarino, con sus camaradas y sus antiguos alumnos. Pero momentos antes de embarcar pidió excusarse debido a que por un momento existió la posibilidad de reencontrarse con su hijo. La comprensión del comandante del ARA San Juan contrastó con la frialdad del Juez que, sin quererlo, le salvaría la vida para sumergirlo en un doloroso infierno, ya que ni pudo ver a su hijo ni pudo volver a reunirse con aquellos que se hundieron para siempre en las frías aguas del Mar Argentino.
Es la típica historia de un argentino que pudo haberse convertido en héroe, pero que quedó condenado a seguir recorriendo los Tribunales y a sufrir la arbitrariedad y el maltrato de la burocracia.+

Fair Play

Transcribo la gran columna de Carlos Roberts publicada ayer en la sección catalejo de la contratapa de La Nación
Adhiero totalmente a este concepto.+

Fairplay, 16 de julio de 2018 

Los jugadores franceses daban una suerte de vuelta olímpica para festejar el Mundial que acababan de ganar. Lo hacían agitando banderas de su país. Pero al pasar por donde estaban los hinchas de Croacia, bajaron las banderas y pidieron perdón. Minutos antes, en tiempo de descuento de la final, el croata Vrsaljko, que le había cometido una fuerte infracción a Griezmann, no se acercó al francés para gritarle "cagón, cagón", sino que lo abrazó y se disculpó. Los presidentes de los dos países entraron a la cancha, para la entrega de premios, tomados de la mano. Todo eso se llama fair play. Juego limpio. Deportividad. Por cierto, también hubo de lo otro. En la semifinal Croacia-Inglaterra (2-1), tras el segundo gol croata, mientras sus jugadores festejaban en una esquina, los ingleses sacaron del medio y llegaron hasta el área grande, obviamente sin oposición. El árbitro cortó la acción, una avivada grotesca que no se vio en la transmisión oficial. Los belgas empañaron su gran Mundial con injustas declaraciones contra el juego de la selección francesa, que los venció en la semifinal. Pero hay que quedarse con Vrsaljko tomando con sus manos la cabeza de Griezmann y pidiéndole perdón. Esa es la foto del fair play de Rusia 2018.

La trama detrás del debate

Un muy interesante editorial de La Nación devela la trama y

Los intereses económicos detrás del aborto
Son numerosas las organizaciones internacionales que promueven y financian las políticas en favor de la interrupción del embarazo.

10 de julio de 2018
La historia de la legislación en materia de aborto pone en evidencia el activo y determinante rol de varias e importantes organizaciones internacionales en pro de su legalización. Por eso, no llama la atención que las consignas que la apoyan sean similares, aquí o en cualquier parte del mundo, y, en general, con origen en países desarrollados.
Un estudio de Mary Ziegler, profesora de la Universidad de Florida, Estados Unidos, destaca cómo el trascendente fallo "Roe vs. Wade", que despenalizó el aborto en ese país en 1973, sentó precedente y sirvió para cambiar el eje de argumentación, aun cuando se confirmó luego que la violación esgrimida por la actora para plantear el caso era mendaz. Destaca esta investigación que, con posterioridad a la Conferencia de Población y Desarrollo de Bucarest, de 1974, en la que fracasó el argumento del control demográfico, se produjo un cambio de discurso a favor del aborto reivindicándolo a partir de entonces como un derecho.
Esa fue la línea que adoptaron desde entonces las organizaciones que abogaban por la liberalización del aborto, entre ellas la Asociación para la Esterilización Voluntaria, originalmente llamada Asociación de Mejoramiento Humano para Esterilización Voluntaria, que debió modificar su nombre por la oposición que enfrentaban sus promotores entre la población de color en los Estados Unidos. También se cuentan entre ellas la organización National Organization for Women (NOW), Naral Pro-Choice y la conocida International Planned Parenthood Federation (IPPF).
Varios organismos multilaterales de crédito han sostenido, en mayor o menor grado, políticas de control de la natalidad para países de menor desarrollo, pero elevado crecimiento demográfico. Diversas fundaciones transnacionales además de IPPF, como la Open Society de George Soros, la Fundación Ford, la Fundación Rockefeller, la Fundación Gates, junto con organismos como la ONU, el Fondo de Población de las Naciones Unidas y la Organización Mundial de la Salud, entre otras, además de muchos gobiernos, contribuyeron a financiar estas políticas.
La distancia que separa el control de la natalidad de la legalización del aborto es corta. Está sobradamente demostrado que las campañas anticonceptivas terminan indefectiblemente siendo proabortivas. Fundada en 1921 inicialmente como Liga Americana de Control de la Natalidad (American Birth Control League) por la activista Margaret Sanger, IPPF es hoy la principal organización que pugna por la legalización del aborto en todo el mundo. Ziegler señaló a esta institución como una de las que lideraron el cambio de retórica que mencionábamos, pretendiendo instalar el aborto como derecho.
Según surge de sus últimos balances a 2017, publicados en su página oficial ( www.ippfwhr.org), IPPF se financia con 84 millones de dólares provenientes de gobiernos de distintos países, sobre todo de Estados Unidos, el Reino Unido, Suecia, Noruega, Dinamarca, Holanda y Australia, y 19 millones provenientes de fundaciones como las mencionadas.
La presencia de esta red en organizaciones argentinas se constata a través de los millonarios fondos aportados por IPPF en los últimos años. Algunas de las destinatarias son la Fundación para la Salud del Adolescente, para la Salud Integral con Perspectiva de Género y Derechos Asociación Civil (FUSA), Católicas por el Derecho a Decidir Argentina, Centro de Estudios de Estado y Sociedad, Asociación Civil Amnistía Internacional Argentina y Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), entre otras. Muchos referentes de estas organizaciones expusieron en las reuniones informativas que tuvieron lugar durante mayo último en el Congreso de la Nación.
Con sedes estratégicamente ubicadas en inmediaciones de universidades americanas, Planned Parenthood se define como una organización preocupada por la salud que brinda asesoramiento a jóvenes. En 2015, debió responder ante denuncias por ventas de órganos y tejidos fetales de niños abortados en avanzado estado de gestación para investigación. Planned Parenthood lo negó. Hace un par de semanas, 56 miembros del Congreso americano también pidieron que se la investigara en relación con encubrimientos de violaciones y abuso sexual. Últimamente algunos estados norteamericanos le retiraron la cobertura por seguros de salud, el gobierno de Estados Unidos le anuló los millonarios subsidios y hoy IPPF alerta sobre la falta de financiamiento de sus programas globales proaborto.
Es de esperar que, entre otras enmiendas, nuestros senadores reparen la omisión en que incurrieron los 129 diputados que le dieron sanción a un proyecto que no incluye la prohibición del uso de embriones, tejidos y órganos de niños abortados, evitando el extremo posible y repudiable de lucrar con los fetos.
Durante mucho tiempo, se sindicó al Consejo Nacional Asesor en Políticas Monetarias y Financieras (National Advisory Council on International Monetary and Financial Policies) como uno de los organismos que apoyan programas que promueven el aborto, algo que ha comenzado a quedar atrás con la actual administración americana, que no da lugar a ningún tipo de promoción posible sobre el tema aborto y que está retomando una senda que prohíbe a las ONG que reciben fondos federales promover o realizar abortos en otros países.
Si bien la mayoría de los organismos internacionales de crédito han omitido incorporar explícitamente entre sus condicionamientos la legalización del aborto, en algunos de sus documentos la han insinuado o apoyado. Así, por ejemplo, un documento del Banco Mundial de 2010, "Los límites de la ley. La salud reproductiva en la Argentina", en el que se recomienda la legalización del aborto. Natalia Gherardi, una de sus editoras, expuso en las reuniones informativas en nuestro Congreso en su calidad de directora del proyecto ELA, Equipo Latinoamericano de Justicia y Género, financiado por las Naciones Unidas. Hoy, debemos también reconocer que más recientemente el Banco Mundial contribuye con programas de prevención de embarazos adolescentes sin abortos, que han demostrado ser exitosos.
En diciembre de 2017, el Banco Mundial otorgó un préstamo al Ministerio de Salud de la Nación orientado al acceso universal a la salud. No hace referencia al aborto ni a los derechos reproductivos; sin embargo, la Fundación Bill y Melinda Gates estará a cargo de proveer y financiar asistencia técnica como parte del proyecto. Esta fundación del creador de Microsoft fomenta los mandatos contraceptivos en países subdesarrollados, y es una de las financistas de Planned Parenthood.
Cuando el debate sobre una cuestión tan delicada e importante como la que involucra la vida de inocentes se plantea en nuestra sociedad, nos preguntamos si no debemos encender las alarmas ante quienes pretenden imponernos ideologías que nos son ajenas y que condicionan nuestro futuro mucho más que cualquier préstamo internacional.
Muchos se rebelan ante cualquier obligación que comprometa millonarios pagos a futuro, pero pueden al mismo tiempo permanecer impertérritos ante la dolorosa realidad de miles de vidas de argentinos que se verán cercenadas antes de nacer.

En Luján #ValeTodaVida

Foto recibida por WhatsApp
Iba a ser un día frío, con lluvia, de un domingo que dividió el fin de semana largo por la mitad en las puertas de las vacaciones de inverno.
La convocatoria estuvo a cargo exclusivamente de los Obispos argentinos, y no hubo otro estímulo que acudir a misa y consagrarse a la Virgen. 
Jóvenes con alcancías móviles recaudaban para cubrir los costos de la organización del evento masivo al que la Iglesia había convocado para pronunciarse a favor de Toda Vida, en contra del proyecto de ley de legalización del aborto.
Además, la gente debía costearse el pasaje u organizarse para estar a las once frente a la Basílica de Nuestra Señora de Luján, patrona de los argentinos, a más de cien kilómetros de Buenos Aires.
Aún así, empezamos a ver llegar a los peregrinos hasta colmar la inmensa plaza seca que precede al santuario y superar con holgura el límite que habían previsto los laicos que voluntaria y generosamente habían organizado la seguridad del evento.
La celebración fue estrictamente religiosa, en riguroso silencio y sin consignas políticas de ningún tipo. Gente de todas las edades se movilizó a pesar de las dificultades para acudir a esa Eucaristía masiva. Pocas veces he visto algo similar en toda mi vida y eso que he concurrido a muchas de estas actividades.
Los medios seguían los sucesos de los chicos del sudeste asiático, que nos alegraron a todos, pero daban a la espalda a lo que había movilizado a esa inmensa cantidad de gente. Prácticamente no había móviles de exteriores apostados allí, ni tampoco en la gruta tailandesa. Habían ignorado la convocatoria.
Más de una vez quise saber qué es lo que verdaderamente ocupa espacio en los medios: "lo que le interesa a mucha gente", me han contestado, o "todo aquello que el poder quiere ocultar; eso es periodismo, lo demás son relaciones públicas", dicen otros parafaseando a una leyenda del gremio de los informadores. ¿Qué faltó en Luján para que pudiera captar el interés de los medios? Hubo mucha gente y también el evidente deseo del poder de ocultarlo.
Los católicos estamos acostumbrados a que nos ignoren pero, como dice la lectura de San Pablo de hoy, nuestra debilidad es la que permite expresar la fortaleza del Señor, en quien confiamos.
Haciendo click aquí pueden ver un álbum de fotos de la jornada de hoy.+

Los desafíos del trabajo



Esta mañana tuve el honor de hablar en la Jornada de Formación Sindical "Empleos Verdes en la Argentina: su impacto en el mercado laboral", que se realizó en Tucumán y cuya apertura estuvo a cargo del ministro de Trabajo, Jorge Triaca y el secretario de Trabajo, Horacio Pitrau, entre otros, merced a una generosa invitación del Coordinador de Formación Sindical; Leonardo Pasccón.

Compartí el primer panel con el secretario de Trabajo de Tucumán, Roberto Palina; Christoph Ernst, que es un especialista de la OIT, y el presidente de la Asociación de Productores de Arándanos de Tucumán, Francisco Estrada.

Estas fueron las palabras que preparé para la disertación:

Agradezco mucho la invitación al Ministerio. Celebro esta iniciativa que en última instancia aspira a empoderar al trabajador; a formar dirigentes, que son los que garantizarán el dialogo y la construcción de paz social, y que apunta al trabajo verde y sustentable, que incluye al sector de a caña de azúcar.

Prefiero hablar de trabajo, ya que el empleo es un término del siglo veinte y que no necesariamente se refiere a la creación de valor, que es lo que caracteriza al trabajo.

En este útimo siglo hemos podido observar las consecuencias de un veloz proceso de un cambio tecnológico que se inicia hace dos o tres siglos; un impacto cultural y social, un emergente económico y un reacomodamiento institucional o político.

Este proceso pasó de tener una dinámica aritmética a una geométrica y produjo una acumulación política y económica sorprendentes.

Sin embargo, en esta etapa de ambos fenómenos no podemos asegurar que la concentración económica que produjo el capitalismo haya creado más empleos ni mayor inversión, o que la democracia de masas haya favorecido a las prácticas republicanas, que la hacen más virtuosa.

Para colmo, la mediatización derivada de las distancias y las dimensiones provocó una despersonalización y luego, una deshumanización.

En lo social, hemos experimentado el aceleramiento y la masividad del éxodo rural hacia las ciudades. En la región más favorecida por la inversión agropecuaria, la pampeana, no vemos que haya producido más que una desertificación rural.

Culturalmente, no celebro el evidente abandono de las tradiciones y del arraigo local.

Si observamos al mundo, podemos ver que en los países centrales del siglo XX se ha producido una reacción, que en los Estados Unidos se llama Trump; en Gran Bretaña, Brexit, y en Europa occidental, los nacionalismos.

Estas mayorías no discuten el futuro, sino que cuestionan el presente: el parque museológico industrial o ferroviario, el desempleo masivo -lo que los empuja a la xenofobia- y el enaltecimiento de quimeras futurísticas que no le producen mayores beneficios en la actualidad.

Gracias a Dios, la realidad es distinta en ese lado del mundo. Por lo pronto, tenemos un Gobierno que se interesó en la región desde el principio, al instaurar el llamado Plan Belgrano. Además, acá en el Noroeste tenemos una política de Estado -que el actual Gobierno profundizó- que permitió, a través del bioetanol, ofrecer una nueva salida al azúcar, que es un cultivo tan masivo como tradicional en la región -con los beneficios culturales que eso implica-; mejorar el abastecimiento de combustible, hacerlo más sustentable y permitir sostener a las empresas que lo sostienen mediante esfuerzos heroicos, por citar al flamante ministro de Producción, Dante Sica.

Sólo unos héroes pueden soportar el constante cambio de reglas de juego, como sucedió con el cambio de fórmula del precio del bioetanol, con los avatares financieros que vivimos por estos días, con el fallo judicial que suspendió el sistema de cupos o con la aplicación de regímenes fiscales como el que anuló la 814, que grava las contribuciones patronales de las empresas que mejor pagan cuando están instaladas en el interior.

Estamos hablando de empresas que son mayormente locales. A veces ni podemos llamarlas nacionales. Dan trabajo y movilizan las economías locales de una manera que es fácil de advertir si uno recorre la región.

Este empleo verde es una verdadera solución geopolítica, porque se trata de una actividad lejana del puerto y próxima a las fronteras.+

Un laico para el Dicasterio Vaticano

El Papa nombró a un laico prefecto del Dicasterio para la Comunicación
Jueves 5 Jul 2018 | 07:34 am


Paolo Ruffini, nuevo prefecto del Dicasterio de Comunicación

Ciudad del Vaticano (AICA): El papa Francisco designó, por primera vez, a un laico como prefecto de un dicasterio romano. El periodista Paolo Ruffini, de 62 años, dirigirá el recientemente creado Dicasterio para la Comunicación del Vaticano. De amplia experiencia profesional, Ruffini, era hasta el momento el director de la TV2000, la televisión de la Conferencia Episcopal Italiana (CEI).

-----

El papa Francisco designó, por primera vez, a un laico como prefecto de un dicasterio romano. El periodista Paolo Ruffini, de 62 años, dirigirá el recientemente creado Dicasterio para la Comunicación del Vaticano. De amplia experiencia profesional, Ruffini, era hasta el momento el director de la TV2000, la televisión de la Conferencia Episcopal Italiana (CEI).

Ruffini nació en Palermo en 1956, y se licenció en Jurisprudencia por la Universidad de la Sapienza de Roma. Es periodista profesional desde 1979, y está casado desde 1986 con Maria Argenti, según la nota de la Sala Stampa.

Trabajó en varios medios de comunicación, entre ellos en los periódicos “Il Mattino di Napoli”, “Il Messaggero di Roma”; en radio en “Giornale Radio Rai”, Radio 1, “Inblu Radio”, y en televisión en Rai3, La7 y en TV2000 desde 2014.

Recibió además varios premios de periodismo y participó en numerosos congresos sobre el papel de los cristianos en la información, la ética de la comunicación y los nuevos medios de comunicación.

El sábado 23 de junio la Oficina de Prensa del Vaticano había comunicado la decisión del Papa de transformar la Secretaría para la Comunicación del Santa Sede en el nuevo Dicasterio para la Comunicación.

La Secretaría para la Comunicación del Vaticano se creó el 27 de junio de 2015 como una de las piedras angulares de la reforma de la Curia. En el Motu Proprio por el que se instituyó se establece que “el actual contexto comunicativo, caracterizado por la presencia y el desarrollo de los medios digitales, y por factores de convergencia y de interactividad, requiere repensar el sistema informativo de la Santa Sede”.+

No seamos amargos...


Hay un consenso creciente en el mundo en torno de la obesidad como uno de los grandes males sociales y es natural que los estados se preocupen por resolver esta grave epidemia urbana, tal como está ocurriendo.

Para la Organización Mundial de la Salud la causa de la obesidad deriva del desequilibrio entre la ingesta calórica y el gasto energético que suele tener que ver con el sedentarismo o con una inadecuada alimentación, ya sea porque es excesiva para la actividad desarrollada o que no presenta una gran diversidad de productos para balancear la dieta. Frecuentemente, razones funcionales y hasta económicas condicionan estos comportamientos.

Pretender atribuir a un alimento natural y sano como el azúcar la culpa de la obesidad es una simplificación demagógica. Las llamadas "paradoja" australiana y británica muestran que la reducción del consumo de azúcar en un 23% entre 1960 y 2015 no fue acompañada por una baja sino por un aumento en las tasas de obesidad del 42% en Australia y la disminución del consumo británico, que fue del 38% en los últimos 50 años, tampoco logró los resultados esperados puesto que la población incremento sus índices de obesidad en un 24,9% durante ese período.

Todos sabemos que si nos ponemos glotones y comemos dulces engordamos, pero nadie ha logrado llegar a conclusiones acerca de las consecuencias del consumo de los aditivos que deben ser empleados para sustituir los usos del azúcar.

En rigor, el azúcar no sólo es un magnífico endulzante; también sus propiedades -a diferencia de los pretendidos sustitutos- le permiten la conservación natural de los alimentos, regular los sabores, incidir en el proceso de elaboración y cocción, moldear la textura y el volumen y colorear los productos de manera tal de que reemplazarla implicaría apelar a aditivos artificiales que resultan menos inocuos que el azúcar.

Sin embargo, es mucho más fácil atribuir todos los males de la obesidad a un solo producto aparentemente descartable en nuestra dieta. Es, en cambio, bastante más difícil tratar de concluir las razones por las cuales nos ponemos ansiosos y comenzamos una ingesta desproporcionada o aquellas que nos impiden desarrollar una mayor actividad física compensatoria de la ingesta calórica.

Las cosas no siempre son tan simples y puede que la demonización del azúcar traiga aparejados males mayores, tales como los que se vivirían en el noroeste argentino en donde más de 50.000 personas son empleados en forma directa por una actividad que fue pionera en la industria argentina y cuya vitalidad incide en forma directa en la economía regional del noroeste.

Puede ser que lo que empiece frívolamente como un facilismo termine siendo un drama social sin retorno para una región que ha sido fundamental para la fundación de la patria.

La industria azucarera es sensible a todas estas cuestiones y está por lo tanto interesada en formar parte de esa conversación con las autoridades sanitarias y los especialistas en nutrición. Nuestro planteo es que sería mejor empezar a trabajar en las causas de la obesidad, por difícil que parezca, que intentar atacar el problema por sus consecuencias aparentes.

No seamos amargos. No nos privemos de este bien que durante tanto tiempo fuera considerado un manjar de reyes, que nos predispone a la acción, que aporta la energía que necesita nuestro cerebro y que nos alegra sanamente el día.

Publicada hoy en La Nacion

El diario de Ajab


La lectura de hoy, del primer libro de los Reyes, fue tomada por Francisco para referirse a un tema que lo obsesiona y que nos interesa a los profesionales de las relaciones públicas: la utilización del sistema de medios para la consecución de objetivos políticos.
En nuestro blog Senderos hemos escrito reiteradas veces acerca de las tendencias oligarquicas del actual sistema democrático.
El Papa argentino habla incluso de un sistema que favorece a un medio, en plena discusión entre la Argentina del cuádruple playa entre Clarín y Telefónica, principalmente.
A continuación copio el despacho de AICA con las declaraciones papales:
“Todas las dictaduras han comenzado así, adulterando la comunicación, poniendo la información en manos de una persona sin escrúpulos, de un gobierno sin escrúpulos”, advirtió el papa Francisco en la homilía de la misa matutina celebrada este lunes 18 de junio en la capilla de la Casa Santa Marta.
El Pontífice denunció el control hegemónico de los medios de comunicación por parte de “gobiernos sin escrúpulos” para calumniar y destruir a los rivales: “así avanzan las dictaduras”, aseguró
Una vez que los medios de comunicación han sido neutralizados, “se comienza a juzgar a las instituciones que han sido debilitadas, se destruye a las personas, se las condena, y así avanza la dictadura. Las dictaduras, todas, han comenzado así, adulterando la comunicación, poniendo la información en manos de una persona sin escrúpulos, de un gobierno sin escrúpulos”.
El Santo Padre señaló que en muchos países se emplea el método de “destruir la comunicación libre” mediante la derogación de “la ley de medios de comunicación para entregar todo el aparato de la comunicación a una empresa, a una institución que calumnia, que dice falsedades, que debilita la vida democrática”.
En este sentido, el pontífice indicó que esta actitud también existe en el ámbito de las relaciones personales cuando se calumnia o se difunden escándalos de otras personas. “Comunicar escándalos es algo que tiene una seducción enorme. Se seduce con escándalos, las buenas noticias no seducen”, lamentó.
Entonces, “la comunicación de ese escándalo se extiende y esa persona, esa institución, ese país termina en ruinas. No se juzga a la persona, se juzga a las ruinas de la persona y de las instituciones para que no puedan defenderse”.
Para explicar la maldad existente en la calumnia y cómo los poderes se sirven de ella para lograr sus objetivos, el Santo Padre explicó la Primera Lectura del día, un fragmento del Libro Primero de los Reyes en el que se narra cómo la mujer de Ajab, rey de Israel, se valió de la calumnia para matar a Nabot y robarle su terreno, que ambicionaba el rey.
“El rey Acab deseaba la viña de Nabot y le ofrece dinero. Pero aquel terreno formaba parte de la herencia de sus padres, por lo que Nabot rechaza la oferta. Entonces Acab, que era un caprichoso, hace como los niños cuando no consiguen lo que quieren: llora. Después, siguiendo el consejo de su mujer, la cruel Jezabel, lo hace acusar falsamente, lo mata y toma posesión de su viña”, resumió Francisco.
“Nabot, por lo tanto, es un mártir de la fidelidad a la herencia que recibió de sus padres, una herencia que iba más allá de la viña, una herencia del corazón”, explicó.
En este sentido, explicó que el martirio de Nabot es un antecedente del sacrificio de Jesús en la Cruz, o del martirio de San Esteban y de todos los mártires condenados con falsas acusaciones y calumnias. La calumnia de Acab hacia Nabot es, según el parecer del Papa, paradigmática del modo de proceder de mucha gente, “de muchos Jefes de Estado y de gobierno. Se comienza con una mentira y, tras haber destruida ya sea a una persona, o a una institución, se lo juzga y condena”.
“Hay muchas personas, muchos países destruidos por dictaduras malvadas y calumniadoras. Pensemos, por ejemplo, en las dictaduras del pasado siglo. Pensemos en las persecuciones contra los hebreos, por ejemplo. Una comunicación calumniosa contra los hebreos que los llevó a Auschwitz porque no merecían vivir. Es un horror, pero un horror que continúa sucediendo hoy: en las pequeñas sociedades, en las personas de muchos países. El primer paso es apropiarse de la comunicación y, luego, la destrucción, el juicio y la muerte”, concluyó.
El apóstol Santiago habla justamente de la “capacidad destructiva de la comunicación malvada”. En conclusión, el Papa Francisco exhorta a releer la historia de Nabot en el capítulo 21 del Primer Libro de los Reyes y pensar “en tantas personas destruidas, en tantos países destruidos, en tantas dictaduras con ‘con guantes blancos’, que han destruido los países. +

¿Lo dejamos ahí?

Bernardo Neustadt vivió muchos años en esa esquina
Bernardo Neustadt (09.01.1925 - 07.06.2008) murió un día del periodista.
Fue un gran innovador por donde se lo mire. Concretamente, su programa fue el primero en hacer opinión política en televisión; en la radio marcaba la agenda temática todas las mañanas.
Fue uno de los periodistas que sonaban fuerte en los medios cuando me formaba intelectualmente. Lo escuché y los miré durante lustros de democracia. Entiendo que su principal aporte entonces fue el de clarificar las líneas argumentales de algunos sectores del poder de modo de potenciarlas y permitirles alcanzar el favor popular a iniciativas que necesitaran aprobación pública.
Podría decirse que Jorge Lanata apareció en los medios para hacerle el contrapunto; fue lo más parecido que hubo a Neustadt, al menos que yo haya podido observar.
Tuve el privilegio de ser invitado al Tiempo Nuevo, que conducía junto a Mariano Grondona, a fines de mi primer año de facultad, en pleno proceso eleccionario. Querían tener la opinión de los que votábamos por primera vez. Fuimos con Javier López Llovet y otros dos jóvenes más. Le expliqué a la producción que yo no votaba por razones de edad, pero lo mismo me pidieron que vaya. Nos vio todo el mundo, su influencia era impresionante.
No recuerdo haber vuelto a su programa, pero sí haber sido invitado a unos desayunos que organizaba en su casa de Martínez los últimos años de su vida, en la que mezclaba a protagonistas de diferentes proveniencias con genuino interés y gran generosidad. Sabía muy bien cómo se jugaba al juego del poder. En una terraza de las barrancas mirando el río, asignaba o vedaba la palabra de acuerdo a cómo sentía que debía producirse el debate. Los que estábamos ahí sentíamos que esa discusión derivaría seguramente en algo, de alguna manera.
El jueves a la tarde lo escuché a Sergio Berensztein  hablando de ese sentido décimo aniversario de su fallecimiento, potenciado por haber sido también él fundador de Milenium en la que se emitía esa columna, a veinte años de que Neustadt y Santiago Pont Lezica fundaran esa FM.
Me sentí tan representado por sus palabras como por las de Víctor Cordero en La Prensa. Por eso pongo ambas a disposición de los lectores.
¿Lo dejamos ahí?

Hace 10 años que "Doña Rosa" se quedó como sola
La Prensa, Opinión. 08.06.2018

Un día como ayer, hace diez años, todas las "doña Rosa" de este país, sintieron un pequeño apretón en su corazón cuando conocieron la noticia que Bernardo Neustadt, el periodista que las había tenido en cuenta por primera vez, acababa de morir a los 83 años en su casa de Martínez.
Querido lector, debo confesarle que conocí a Bernardo, trabajé con él, discutí con él, coincidí con él. Usted ya sabe quién fue y qué hizo. Le refresco la memoria: durante 30 años condujo "Tiempo Nuevo" hasta que los militares lo sacaron del aire, el primer programa periodístico político de opinión en la televisión argentina; en radio estuvo años ocupando la mañana de los porteños con el mayor nivel de audiencia con el ciclo "Nuevo Día"; fundó la revista "Extra" y en el final de su carrera, allá por 2008, se convirtió en un férreo opositor al kirchnerismo, algo que mostró en el diario "Ambito Financiero" y en su propio blog, en el que escribió hasta el día anterior a su muerte.
Hay datos biográficos ciertos y otros que no lo son sobre el pensamiento político de Bernardo. Como sucede habitualmente intentaron ensuciarlo, vincularlo a gobiernos militares, adjudicándole operaciones para uno u otro lado. Neustadt fue antiperonista hasta que apareció Carlos Menem a quien decidió apoyar por sus ideas liberales a punto que le organizó en 1990 "La Plaza del Sí", una marcha popular de apoyo al entonces presidente. Pero Bernardo era básicamente un animal periodístico, un genio comunicacional que lo inventó todo en materia de periodismo de opinión política en televisión. Neustadt creó slogans, metáforas, gestos, guiños, palabras con intencionalidad, signos de interrogación colocados para nunca cerrar el tema y sobre todo, se metió en la casa de la gente para hacerla hablar de política, una cosa hasta entonces sólo destinada a los hombres y fuera del hogar. No contento con eso inventó a "Doña Rosa", una imagen que le sirvió para poder comunicarse con todas las mujeres de clase media del país. A ellas les hablaba Bernardo cuando decía por ejemplo: "Usted doña Rosa piense, hable, hágase oir, no se siente en la butaca, súbase al escenario". Era un rebelde al que no le importaba ir de disidente por la vida, opinar lo contrario para provocar porque provocar le encantaba. Bernardo no tenía amigos periodistas pero sí algunos periodistas amigos y te invitaba un café en "La Biela" para decirte que no le gustaba nada lo que habías escrito aunque te reconocía que estaba bien escrito. Quienes vieron su desempeño en televisión no dudarán en que él inventó todo lo que hoy vemos en la pantalla chica ente los periodistas políticos que opinan. Desde los decorados, hasta la importancia de la música de fondo, la forma de plantarse ante la cámara y tratar al entrevistado. Le gustaba decir que dormía cuatro horas y pedir que no lo dejen solo. Sus monólogos de cierre terminaban entre signos de pregunta "¿Lo dejámos ahí?". Yo lo admiré porque era de esos tipos que aman con pasión lo que hacen, viven para eso y viven por eso. Antes que Steve Jobs, Bernardo Neustadt predicó aquello que la única forma de ser feliz es amar lo que uno hace y él lo ejerció hasta su último aliento. No mucho antes de morir, escribió "La muerte no me asusta; me asusta la vejez, la antigüedad mental (...) En una tumba chiquita, abajo de la cruz, me gustaría que alguien pusiera: "Ayudó a pensar"".
Tranquilo "Bernie", obligaste a pensar hasta a los que te odiaron. Vaya este pequeño recuerdo para un periodista que se murió el Día del Periodista como si hubiera querido decirnos que no nos olvidáramos de él. Y no me olvidé. Yo, terminé...
V. CORDERO

Una nueva etapa profesional

Luego de seis años de trabajo en Nidera (una de las experiencias más extensas en mi trayectoria), he conseguido que Cofco me contrate com...