El diario de Ajab


La lectura de hoy, del primer libro de los Reyes, fue tomada por Francisco para referirse a un tema que lo obsesiona y que nos interesa a los profesionales de las relaciones públicas: la utilización del sistema de medios para la consecución de objetivos políticos.
En nuestro blog Senderos hemos escrito reiteradas veces acerca de las tendencias oligarquicas del actual sistema democrático.
El Papa argentino habla incluso de un sistema que favorece a un medio, en plena discusión entre la Argentina del cuádruple playa entre Clarín y Telefónica, principalmente.
A continuación copio el despacho de AICA con las declaraciones papales:
“Todas las dictaduras han comenzado así, adulterando la comunicación, poniendo la información en manos de una persona sin escrúpulos, de un gobierno sin escrúpulos”, advirtió el papa Francisco en la homilía de la misa matutina celebrada este lunes 18 de junio en la capilla de la Casa Santa Marta.
El Pontífice denunció el control hegemónico de los medios de comunicación por parte de “gobiernos sin escrúpulos” para calumniar y destruir a los rivales: “así avanzan las dictaduras”, aseguró
Una vez que los medios de comunicación han sido neutralizados, “se comienza a juzgar a las instituciones que han sido debilitadas, se destruye a las personas, se las condena, y así avanza la dictadura. Las dictaduras, todas, han comenzado así, adulterando la comunicación, poniendo la información en manos de una persona sin escrúpulos, de un gobierno sin escrúpulos”.
El Santo Padre señaló que en muchos países se emplea el método de “destruir la comunicación libre” mediante la derogación de “la ley de medios de comunicación para entregar todo el aparato de la comunicación a una empresa, a una institución que calumnia, que dice falsedades, que debilita la vida democrática”.
En este sentido, el pontífice indicó que esta actitud también existe en el ámbito de las relaciones personales cuando se calumnia o se difunden escándalos de otras personas. “Comunicar escándalos es algo que tiene una seducción enorme. Se seduce con escándalos, las buenas noticias no seducen”, lamentó.
Entonces, “la comunicación de ese escándalo se extiende y esa persona, esa institución, ese país termina en ruinas. No se juzga a la persona, se juzga a las ruinas de la persona y de las instituciones para que no puedan defenderse”.
Para explicar la maldad existente en la calumnia y cómo los poderes se sirven de ella para lograr sus objetivos, el Santo Padre explicó la Primera Lectura del día, un fragmento del Libro Primero de los Reyes en el que se narra cómo la mujer de Ajab, rey de Israel, se valió de la calumnia para matar a Nabot y robarle su terreno, que ambicionaba el rey.
“El rey Acab deseaba la viña de Nabot y le ofrece dinero. Pero aquel terreno formaba parte de la herencia de sus padres, por lo que Nabot rechaza la oferta. Entonces Acab, que era un caprichoso, hace como los niños cuando no consiguen lo que quieren: llora. Después, siguiendo el consejo de su mujer, la cruel Jezabel, lo hace acusar falsamente, lo mata y toma posesión de su viña”, resumió Francisco.
“Nabot, por lo tanto, es un mártir de la fidelidad a la herencia que recibió de sus padres, una herencia que iba más allá de la viña, una herencia del corazón”, explicó.
En este sentido, explicó que el martirio de Nabot es un antecedente del sacrificio de Jesús en la Cruz, o del martirio de San Esteban y de todos los mártires condenados con falsas acusaciones y calumnias. La calumnia de Acab hacia Nabot es, según el parecer del Papa, paradigmática del modo de proceder de mucha gente, “de muchos Jefes de Estado y de gobierno. Se comienza con una mentira y, tras haber destruida ya sea a una persona, o a una institución, se lo juzga y condena”.
“Hay muchas personas, muchos países destruidos por dictaduras malvadas y calumniadoras. Pensemos, por ejemplo, en las dictaduras del pasado siglo. Pensemos en las persecuciones contra los hebreos, por ejemplo. Una comunicación calumniosa contra los hebreos que los llevó a Auschwitz porque no merecían vivir. Es un horror, pero un horror que continúa sucediendo hoy: en las pequeñas sociedades, en las personas de muchos países. El primer paso es apropiarse de la comunicación y, luego, la destrucción, el juicio y la muerte”, concluyó.
El apóstol Santiago habla justamente de la “capacidad destructiva de la comunicación malvada”. En conclusión, el Papa Francisco exhorta a releer la historia de Nabot en el capítulo 21 del Primer Libro de los Reyes y pensar “en tantas personas destruidas, en tantos países destruidos, en tantas dictaduras con ‘con guantes blancos’, que han destruido los países. +

¿Lo dejamos ahí?

Bernardo Neustadt vivió muchos años en esa esquina
Bernardo Neustadt (09.01.1925 - 07.06.2008) murió un día del periodista.
Fue un gran innovador por donde se lo mire. Concretamente, su programa fue el primero en hacer opinión política en televisión; en la radio marcaba la agenda temática todas las mañanas.
Fue uno de los periodistas que sonaban fuerte en los medios cuando me formaba intelectualmente. Lo escuché y los miré durante lustros de democracia. Entiendo que su principal aporte entonces fue el de clarificar las líneas argumentales de algunos sectores del poder de modo de potenciarlas y permitirles alcanzar el favor popular a iniciativas que necesitaran aprobación pública.
Podría decirse que Jorge Lanata apareció en los medios para hacerle el contrapunto; fue lo más parecido que hubo a Neustadt, al menos que yo haya podido observar.
Tuve el privilegio de ser invitado al Tiempo Nuevo, que conducía junto a Mariano Grondona, a fines de mi primer año de facultad, en pleno proceso eleccionario. Querían tener la opinión de los que votábamos por primera vez. Fuimos con Javier López Llovet y otros dos jóvenes más. Le expliqué a la producción que yo no votaba por razones de edad, pero lo mismo me pidieron que vaya. Nos vio todo el mundo, su influencia era impresionante.
No recuerdo haber vuelto a su programa, pero sí haber sido invitado a unos desayunos que organizaba en su casa de Martínez los últimos años de su vida, en la que mezclaba a protagonistas de diferentes proveniencias con genuino interés y gran generosidad. Sabía muy bien cómo se jugaba al juego del poder. En una terraza de las barrancas mirando el río, asignaba o vedaba la palabra de acuerdo a cómo sentía que debía producirse el debate. Los que estábamos ahí sentíamos que esa discusión derivaría seguramente en algo, de alguna manera.
El jueves a la tarde lo escuché a Sergio Berensztein  hablando de ese sentido décimo aniversario de su fallecimiento, potenciado por haber sido también él fundador de Milenium en la que se emitía esa columna, a veinte años de que Neustadt y Santiago Pont Lezica fundaran esa FM.
Me sentí tan representado por sus palabras como por las de Víctor Cordero en La Prensa. Por eso pongo ambas a disposición de los lectores.
¿Lo dejamos ahí?

Hace 10 años que "Doña Rosa" se quedó como sola
La Prensa, Opinión. 08.06.2018

Un día como ayer, hace diez años, todas las "doña Rosa" de este país, sintieron un pequeño apretón en su corazón cuando conocieron la noticia que Bernardo Neustadt, el periodista que las había tenido en cuenta por primera vez, acababa de morir a los 83 años en su casa de Martínez.
Querido lector, debo confesarle que conocí a Bernardo, trabajé con él, discutí con él, coincidí con él. Usted ya sabe quién fue y qué hizo. Le refresco la memoria: durante 30 años condujo "Tiempo Nuevo" hasta que los militares lo sacaron del aire, el primer programa periodístico político de opinión en la televisión argentina; en radio estuvo años ocupando la mañana de los porteños con el mayor nivel de audiencia con el ciclo "Nuevo Día"; fundó la revista "Extra" y en el final de su carrera, allá por 2008, se convirtió en un férreo opositor al kirchnerismo, algo que mostró en el diario "Ambito Financiero" y en su propio blog, en el que escribió hasta el día anterior a su muerte.
Hay datos biográficos ciertos y otros que no lo son sobre el pensamiento político de Bernardo. Como sucede habitualmente intentaron ensuciarlo, vincularlo a gobiernos militares, adjudicándole operaciones para uno u otro lado. Neustadt fue antiperonista hasta que apareció Carlos Menem a quien decidió apoyar por sus ideas liberales a punto que le organizó en 1990 "La Plaza del Sí", una marcha popular de apoyo al entonces presidente. Pero Bernardo era básicamente un animal periodístico, un genio comunicacional que lo inventó todo en materia de periodismo de opinión política en televisión. Neustadt creó slogans, metáforas, gestos, guiños, palabras con intencionalidad, signos de interrogación colocados para nunca cerrar el tema y sobre todo, se metió en la casa de la gente para hacerla hablar de política, una cosa hasta entonces sólo destinada a los hombres y fuera del hogar. No contento con eso inventó a "Doña Rosa", una imagen que le sirvió para poder comunicarse con todas las mujeres de clase media del país. A ellas les hablaba Bernardo cuando decía por ejemplo: "Usted doña Rosa piense, hable, hágase oir, no se siente en la butaca, súbase al escenario". Era un rebelde al que no le importaba ir de disidente por la vida, opinar lo contrario para provocar porque provocar le encantaba. Bernardo no tenía amigos periodistas pero sí algunos periodistas amigos y te invitaba un café en "La Biela" para decirte que no le gustaba nada lo que habías escrito aunque te reconocía que estaba bien escrito. Quienes vieron su desempeño en televisión no dudarán en que él inventó todo lo que hoy vemos en la pantalla chica ente los periodistas políticos que opinan. Desde los decorados, hasta la importancia de la música de fondo, la forma de plantarse ante la cámara y tratar al entrevistado. Le gustaba decir que dormía cuatro horas y pedir que no lo dejen solo. Sus monólogos de cierre terminaban entre signos de pregunta "¿Lo dejámos ahí?". Yo lo admiré porque era de esos tipos que aman con pasión lo que hacen, viven para eso y viven por eso. Antes que Steve Jobs, Bernardo Neustadt predicó aquello que la única forma de ser feliz es amar lo que uno hace y él lo ejerció hasta su último aliento. No mucho antes de morir, escribió "La muerte no me asusta; me asusta la vejez, la antigüedad mental (...) En una tumba chiquita, abajo de la cruz, me gustaría que alguien pusiera: "Ayudó a pensar"".
Tranquilo "Bernie", obligaste a pensar hasta a los que te odiaron. Vaya este pequeño recuerdo para un periodista que se murió el Día del Periodista como si hubiera querido decirnos que no nos olvidáramos de él. Y no me olvidé. Yo, terminé...
V. CORDERO

La misión de informar la Verdad

El día del periodista recuerda la aparición del primer medio periodístico de Buenos Aires, La Gazeta. Es una fecha ideal para recordar que la misión del periodista es informar, por sobre todas las cosas, y hacerlo de manera de honrar a la verdad.
Aprovecho estas palabras que el Papa Francisco expresó esta semana a una delegación de periodistas para tomar sus sabias palabras por el modo en que hacen destacar a la labor periodística, en homenaje a todos aquellos que se brindan a este oficio con pasión y dedicación.


--------------
“Ser periodista es un trabajo exigente que tiene que ver con la formación de las personas, de su visión del mundo y de sus actitudes ante los eventos”: con esta definición se dirigió el Papa Francisco a los 70 integrantes de la Delegación del Premio de Periodismo internacional “Biagio Agnes”, a quienes recibió en audiencia en la mañana de este lunes, en la Sala Clementina en el Vaticano.
Dándoles la bienvenida, el Papa recuerda en su discurso que el nombre de la Fundación es el de uno de los más notables periodistas italianos, defensor del servicio público, garante a menudo de la información correcta, autentica y puntual. “Haciendo tesoro de su enseñanza, ustedes se empeñan ante todo personalmente, por una comunicación que sepa anteponer la verdad a los intereses personales o de corporaciones – expresa el Pontífice. Con este Premio – prosigue – “ustedes señalan a la sociedad periodistas que se distinguen por responsabilidad en el ejercicio de la profesión”.

Periodismo, un trabajo exigente y fatigoso
Francisco define la tarea del periodista como “un trabajo exigente” que en este momento está viviendo un periodo caracterizado por la convergencia digital y la transformación de los mismos medios de comunicación. Haciendo hincapié en la transformación apremiante de las formas y lenguajes de la información, donde conviven una diferencia de modalidades productivas, el Papa afirma que es “fatigoso” entrar en este proceso, pero que es “siempre más necesario”, si se quiere continuar a ser “educadores de las nuevas generaciones”. Todo esto requiere – según el Santo Padre – una “vigilancia sabia”. De hecho – señala el Papa citando la Encíclica Laudato Si – “las dinámicas de los medios de comunicación y del mundo digital cuando se vuelven omnipresentes, no favorecen el desarrollo de una capacidad de vivir con sabiduría, de pensar en profundidad, de amar con generosidad”.

Mirar a las periferias
Tres claves da Francisco para poder llevar a cabo el trabajo periodístico con sabiduría y recuerda, para empezar,  que a menudo los lugares principales de producción de las noticias se encuentran en los grandes centros: “pero esto no debe hacernos olvidar jamás las historias de las personas que viven distantes en las periferias”, con sus historias “de sufrimiento y degradación” o de “gran solidaridad que pueden ayudar a todos a mirar la realidad de manera renovada".

Con la verdad, ser valientes y proféticos
Es necesario – continúa el Papa – ser muy exigentes con sí mismos para no caer en la trampa de las lógicas de contraposición por intereses o por ideologías. Y asegura que en un mundo donde todo es veloz, “es siempre más urgente apelarse a la sufrida y fatigosa ley de la búsqueda profundizada, de la confrontación y, si es necesario, del ‘callar’ antes que herir a una persona” o “deslegitimar un evento”. Esto puede ayudarnos a volvernos “valientes y proféticos”.

Llamados a abrir espacio a la esperanza
Por último, un periodista no debería sentirse tranquilo por el solo hecho de haber relatado un evento – afirma el Obispo de Roma – sino que, “se trata de abrir espacios de esperanzas mientras se denuncian situaciones de degradación y de desesperación”. El periodista está llamado a “tener abierto un espacio de salida, de sentido, de esperanza”.
Concluyendo, el Papa recuerda una de las iniciativas de la Fundación Biagio Agnes: el Forum de divulgación científico “Check-Up para Italia” con el objetivo de profundizar argumentos médico-científicos a través de una información cuidadosa en contraste con la información casera o de las noticias aproximativas, que siempre más a menudo se pueden encontrar en la red y que llaman la atención del público mucho más de la ciencia. Y en este sentido recuerda el reciente congreso internacional del Pontificio Consejo de la Cultura centrado en esta temática.
Con las palabras de la Enciclica Laudato sí, Francisco afirma que “es necesario asegurar un debate científico y social que sea responsable y amplio, en grado de considerar toda la información disponible y de llamar a las cosas por su nombre. A veces – subraya – no se pone en la mesa la información completa, sino que se la selecciona según los propios intereses, sean ellos políticos, económicos o ideológicos”.

El Lobista feroz

La Plaza de Mayo remozada
Causó una gran conmoción en nuestro ámbito profesional el estreno de una serie cuyo protagonista es, lisa y llanamente, un lobista.
El alboroto es natural ya que no estamos acostumbrados a ser el centro de la atención del público, sino todo lo contrario.
Lamentablemente hay que celebrar que, en términos cinematográficos, está muy bien hecha. La fotografía es espectacular, la música está buena, la narración es tan atrapante como el ritmo de nuestra actividad, las actuaciones son excelentes y el guión es verosímil y bien documentado.
Lo triste es que hayan elegido a un cínico, a un inescrupuloso y a un desprejuiciado como protagonista, maravillosamente bien encaranado por Rodrigo de la Serna, habiendo colegas que colaboran tan decisivamente con el bien comun.
Asimismo, le agregan -como en House of Cards, obvia musa inspiradora de esta serie- el condimento del sexo, tan familiarizado con los escenarios del poder.
Lo bueno es que no lo exponen como a un chanta. Es una persona tal vez demasiado abocada a su trabajo y orientada al logro de los resultados. Tampoco aparece, al menos en este primer capítulo, como un mentiroso; lamentablemente, sí como un delincuente.
Si bien está algo exagerada, la vida de este lobista es tan atrapante como en la vida real. Personalmente, no entiendo como alguien puede donar su vida al servicio puro de la codicia. Pero ahí está y en una foto muy bien lograda.
No está solo en estas lides; su colega y competidora parece ser un clon de este personaje ferozmente ambicioso. El guión podría haberle hecho el favor a la profesión de hacerlo competir con uno de los buenos.
De igual manera, a la política la ilustra como absolutamente vil y orientada al exclusivo enriquecimiento de sus miembros. La prensa tiene su párrafo que la pinta como extorsiva también.
Así como hemos elogiado furiosamente su factura técnica, desde el punto de vista institucional El Lobista es una denuncia atroz y algo excesiva de la realidad y le hace muy flaco favor a la República. No todo es negro; también hay blancos y, a veces, también hay grises.+

Hablar en público es darle forma al pensamiento

Cinco claves para hablar bien en público (y disfrutarlo)

PILAR JERICÓ
El País, 2 MAR 2018

Decía el escritor Mark Twain que hay dos tipos de oradores, los que se ponen nerviosos y los que mienten. Y los nervios van a variar dependiendo de lo que tengamos que contar o de quiénes nos escuchen. Muchas veces nos toca hablar en público en una reunión de trabajo, en la junta de vecinos o en el brindis de la boda de nuestro mejor amigo. Y aunque no nos lo enseñaran en el colegio o hayamos tenido una mala experiencia, hablar en público se puede entrenar si se sabe cómo. Mónica Galán, en su libro Método Bravo, nos enseña los cinco pasos para conseguirlo y aplicarlo en nuestro día a día.

El primer paso es la bienvenida. Necesitamos invertir tiempo para un buen comienzo. Deberíamos huir como la pólvora de expresiones típicas como “bueno”, “pues…” o dar una palmada, que solo demuestran que estamos hechos un flan. La propuesta de Mónica es comenzar con alguna de estas ideas: contar una historia que enganche a la audiencia, aportar un dato o un hecho sorprendente, o hacer una pregunta que despierte la atención, como por ejemplo: “¿Cuántos de nosotros querríamos ganar más dinero?”. Si empezamos haciendo una mención a todas las personalidades presentes (clásico de los discursos institucionales), las personas desconectan desde el primer minuto.
MÁS INFORMACIÓN

Hazte más inspirador con las claves de Obama

El reconocimiento es la segunda clave para una buena presentación y este ha de ser de varios tipos, el primero el reconocimiento a ti como orador. Si han leído previamente tu currículum quizá no haga falta, pero si no, puedes contar alguna experiencia derivada de tu trayectoria o tu experiencia. No obstante, hay que tener cuidado en este punto con no resultar excesivamente pretencioso (esta sugerencia no tendría sentido en Estados Unidos, puesto que son diametralmente opuestos a nosotros en esto). Otro reconocimiento que se ha de hacer es a la audiencia por su tiempo y su atención. Curiosamente, las gracias se han de dar después del punto anterior y no antes… aunque pensemos que somos descorteses.



La tercera clave que nos ayuda a hablar en público es la autoridad, y esta se consigue con las palabras y con el lenguaje no verbal. La mejor manera de reducir los nervios es estudiando lo que se va a explicar. Pero las emociones y nuestra personalidad se perciben cuando hablamos delante de otras personas. Nuestras inseguridades o dudas se expresan con gestos, de los cuales no siempre somos conscientes. Por eso, a la hora de prepararnos para algo importante, también necesitamos trabajar en la seguridad en nosotros mismos. Mónica Galán lo resume del siguiente modo: si quieres hablar bien en público, tendrás que pensar bien en privado.
El valor es otro de los elementos esenciales que necesitamos trabajar. Debemos aportar algo a las personas que nos escuchan, porque el tiempo es preciado pero la atención, mucho más. Para conseguir enganchar, una recomendación es narrar historias. Así aprendimos de pequeños y seguimos haciéndolo como adultos, o como dicen James Carville y Paul Begala, dos relaciones públicas de la Casa Blanca: “Si no comunicas con historias, no comunicas. Los hechos hablan, pero las historias vencen”.
Y por último, la ovación, que significa un cierre inolvidable. Aquí existen varias posibilidades: un cierre emocional con una historia en primera persona; una repetición de un primer mensaje como en el famoso discurso de Martin Luther King “I have a dream” (tengo un sueño). También podemos cerrar con un proverbio o una cita famosa… Es decir, necesitamos terminar con un mensaje que quede en la mente de quien lo escucha.
Hablar en público puede ser maravilloso si uno se siente preparado y pone en práctica varias herramientas. La buena noticia es que se puede entrenar y adaptar a la personalidad de cada uno, porque, como dijo Voltaire, “todos los estilos son buenos, menos el aburrido”.

El camino: la verdad y la vida


El Día del Trabajo el Papa Francisco recibió al personal del diario católico Avvenire, de la Conferencia Episcopal Italiana en la Sala Clementina del Palacio Apostolico, según nos cuenta el jefe de redacción del diario La Prensa, Pablo S. Otero.
En su columna Razón y Fe, desgrana brillantes conceptos que pocas veces había escuchado de dirigente alguno.
Por ejemplo, se refirió a a velocidad propia del periodismo como un condicionante de la reflexión y juicio que impide una expresión mesurada.
Aceptó que hasta la Iglesia sufre el impacto de la cultura de la prisa y de la superficialidad, al punto de lamentar una "Pastoral del Aplauso".
"No se cansen de buscar la verdad con humildad -les dijo-, a partir de frecuentar la Buena Nueva del Evangelio; que esa sea la línea editorial a la que vinculen su integridad: se los exige la profesión, tan alta es su dignidad. Tendrán, entonces, luz para discernir y palabras verdaderas para traducir la realidad y evitar caricaturizarla".
Los llamó a sentirse compañeros  de cualquiera que trabaje por a paz y la justicia. "Déjense interpelar por lo que sucede. Escuchen, profundicen, confrontense. Mantenganse alejados de los callejones sin salida donde debaten aquellos que creen saberlo todo".
Los llamó a no quedarse con lo que ven y solicitó que nadie les fije su agenda. "Partan de las periferias, conscientes de que no son el final sino el punto de partida de la ciudad", agregó.
Cito a Paulo VI al solicitar que lo que publiquen sea para educar el pensamiento y el juicio de los lectores, antes de convocar a un mayor audiencia.
"Que la realidad no ceda el paso a la apariencia, la belleza a la vulgaridad ni la amistad social al conflicto. Cultiven y fortalezcan cada brote de vida y de bien", clamó.
"Los animo a custodiar siempre la profunidad del presente; a huir de la información de fácil consumo, que no compromete; a reconstruir los contetos y a explicar las causas; a acercarse siempre a las personas con gran respeto; a apostar a los lazos que constituyen y fortalecen a la comunidad".
"Nada como la misericordia para crear cercanía; despierta actitudes de proximidad, favorece el encuentro y promueve una conciencia solidaria".
"No tengan miedo a involucrarse. Las palabras -las verdaderas- pesan: sólo las sostiene quienes las encarnan en la vida. Por otra parte, el testimonio contribuye a su fiabilidad; un testimonio apasionado y alegre.
Concluyó citando nuevamente a Paulo VI: "Hace falta amor por la causa: si no amamos esta causa lograremos pocas cosas, nos cansaremos pronto, veremos las dificultades, también veremos los inconvenientes, las polémicas, las deudas (...) Debemos tener un gran amor por la causa, decir que creemos en lo que estamos haciendo y queremos hacer."

Apelando a la dulzura

HERNÁN MAURETTE, PRESIDENTE DEL CENTRO AZUCARERO ARGENTINO


Sucede en el cargo al embajador Fernando Nebbia, quien se retiró después de una gestión de diez años.

La Comisión Directiva del Centro Azucarero Argentino (CAA) designó a Hernan Maurette como nuevo presidente, con funciones ejecutivas.

Maurette, de 52 años, tiene vasta experiencia en el ejercicio de cargos gerenciales y directivos en empresas de primera línea. Es licenciado en Ciencias Políticas (UCA) y magister en Políticas Públicas (Época, USAL - Universidad Carlos III de Madrid).

El Centro Azucarero Argentino es una de las asociaciones gremiales de empresarios más antiguas de la República Argentina. Fue fundado en 1894. Representa a la industria productora y comercializadora de azúcar de caña y sus derivados (papel, alcoholes y energía eléctrica) mayoritariamente concentrada en el Noroeste de la República Argentina (NOA), región de la cual es  el principal factor dinamizador.

En su primer acto protocolar como presidente del CAA, Maurette visitará Tucumán para asistir a la misa de inicio de la zafra 2018 del ingenio La Florida.

Comunicado del Centro Azucarero Argentino.

Con Ordoñez, crecen las RRPP

El nombramiento de Juan Ordóñez como country manager de Codere refleja el crecimiento de la profesión en el entorno empresarial.
Juan, que estudió periodismo en la UCA y realizó un PDD en el IAEE, tuvo una importantísima trayectoria directiva que recorrió por el grupo Roggio, YPF y Herbalife, y como director ejecutivo, en Barrick.
Dado su temperamento y su diestra capacidad ejecutiva, estoy seguro de que va a seguir prestigiando a nuestra profesión desde la empresa española de juego.+

Dimes y diretes en las redes

Los paradigmáticos cambios en los medios de comunicación y en la cultura provocaron y provocan efectos espectaculares -muchas veces en forma justificada- en la reputación de personas e instituciones.
Recientemente pudimos observar cómo una extraña celebridad de la noche, Natalia Jaitt, disparó a quemarropa contra numerosas personalidades de la vida pública en el programa de Mirtha Legrand. El impacto en el raiting y su repercusión en medios duró unos días, lo que llevó a la histórica conductora a lamentar haberse prestado a semejante carnicería; por su parte, la denunciante no ratificó en Tribunales mucho de lo allí expresado, a pesar de haber ensuciado a periodistas, dirigentes sociales y hasta al propio Papa Francisco.

Alicia von der Wetter le explica el caso a Luis Novaresio. Foto: Infobae.com

En nuestro mercado tuvimos un caso: las denuncias en las redes por maltrato y acoso por parte de Marcelo Altuna contra empleadas de Personally PR.
Más allá del masivo repudio contra el socio de esa prestigiosa consultora y de su pedido de perdón por el maltrato laboral (negó acusaciones de índole sexual) a sus empleadas, lo que quedó al final es una pyme profesional en la cuerdafloja. A pesar de que Altuna renunció a la conducción de la empresa, algunos clientes huyeron y otros, probablemente, sigan estudiando los pasos a seguir. 
Muchos colegas y proveedores viven total o parcialmente de ese negocio. Lamentablemente no medió causa judicial ni proceso alguno, ya que Personally no integra el Consejo Profesional de Relaciones Públicas que pudo haber hecho intervenir a su Tribunal de Etica para aclarar las responsabilidades de unos y salvar el honor de otros. De esta forma, es altamente improbable que una empresa que vive de la imagen pueda resistir a un embate de esta índole.
Para colmo es probable que la fundadora de Personally, Alicia "la Colorada" von der Wettern, no haya podido acordar con Altuna su salida ya que anunció que abrirá una nueva consultora, probablemente apalancada en que no sufre de los mismos problemas de reputación que su socio; por el contrario, la Colorada es muy querida y apreciada en el ambiente profesional y empresarial.
Lo que estas líneas procuran es llamar la atención de las consecuencias que están produciendo estos nuevos fenómenos comunicacionales, por un lado, y en valorar positivamente el papel que pueden jugar entidades como el Consejo RRPP para mediar rápidamente entre las acusaciones y la culpabilidad.+

Lucio Ruíz, DirCom del Vaticano

Cambios en la curia romana
Un santafesino estará al frente de las comunicaciones de El Vaticano
El Litoral, Miércoles 21.03.2018

Monseñor Lucio Ruiz reemplazará a Darío Vigano, quien renunció luego del escándalo del “lettera-gate”.


Foto: Flavio Raina, El Litoral

(Telam - DPA) Luego del escándalo del denominado “lettera-gate”, que involucró la manipulación de una carta del papa emérito Benedicto XVI, el papa Francisco aceptó hoy la renuncia del ahora ex ministro de Comunicación del Vaticano, Dario Vigano.
Vigano, que había sido designado prefecto de la Secretaría de la Comunicación vaticana en su creación en julio de 2015, manipuló una carta de Benedicto XVI la semana pasada publicando solo los párrafos favorables al pontificado y omitiendo otros críticos con una colección de libros.
Tras la renuncia de Vigano, la jefatura de la secretaría para la Comunicación quedará en manos del argentino Lucio Ruiz, informó la Santa Sede en un comunicado.
El 12 de marzo, con motivo del quinto aniversario del pontificado de Francisco que se celebraba al día siguiente, Vigano difundió una carta de Benedicto XVI con fuerte apoyo a Jorge Bergoglio, en particular lo que el papa emérito afirma sobre la formación filosófica y teológica del actual Pontífice y la unión interior entre los dos pontificados.
Sin embargo, como reveló un sitio especializado, Vigano no divulgó los dos últimos párrafos de la carta, en los que Jospeh Ratzinger criticaba a dos teólogos que escribieron una serie de libros sobre Francisco publicados por el organismo que conducía Vigano.
“En los últimos días ha habido mucha polémica por mi trabajo‘, escribió Vigano en su carta de renuncia dirigida al papa Francisco y publicada por el Vaticano.
El funcionario explicó que se marcha para no “retrasar, dañar o incluso bloquear” una reforma en curso de la maquinaria de comunicación del Vaticano, que forma parte de la amplia modificación de Francisco de la burocracia de la Santa Sede.
La primera versión de la misiva citaba a Benedicto criticando la comparación “necia” que se hace a menudo entre él y su sucesor según la cual el papa Francisco sería “solo un hombre práctico desprovisto de formación teológica o filosófica”.
Esta declaración parecía una crítica a los conservadores católicos que se oponen al estilo poco ortodoxo de Francisco y que ven al anterior papa como su líder no oficial -y más intelectual-.
Pero en la segunda parte de la carta que no fue revelada primero y que se conoció el sábado, Benedicto también admite que no podía escribir el análisis teológico que Viganò le pedía porque físicamente no era capaz de leer y analizar en un futuro cercano los 11 libros sobre la teología de Francisco que fueron publicados con motivo del quinto aniversario del inicio del papado del argentino -y que salieron finalmente acompañados de su carta-.
Además, expresaba su sorpresa por la elección del teólogo alemán Peter Hünermann como parte del proyecto, ya que Hünermann fue un duro crítico de los pontificados tanto de Juan Pablo II como de Benedicto XVI y “atacó de un modo virulento la autoridad magisterial del papa”.+

Una nueva etapa profesional

Luego de seis años de trabajo en Nidera (una de las experiencias más extensas en mi trayectoria), he conseguido que Cofco me contrate com...